Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE denuncia deficiencias democráticas en Cuba y Marruecos

Mantiene preocupaciones por los juicios a líderes opositores en Venezuela
Los Veintiocho han constatado "deficiencias" democráticas en Cuba y en Marruecos en 2015 en su informe anual sobre Derechos Humanos de la UE, aprobado este martes.
En el caso de Cuba, los Veintiocho denuncian en el informe que "las detenciones arbitrarias y de corta duración de miembros de la oposición, activistas y defensores de los derechos humanos continuó en 2015" y tanto la UE como los Estados miembro han constatado "el uso de detenciones a corto plazo y violaciones de la libertad de asociación y de reunión" en la isla.
"Las preocupaciones se han trasladado en varias ocasiones a las autoridades cubanas en el diálogo político a todos los niveles", señala el informe de la UE aprobado este martes por los Veintiocho.
Las prioridades sobre Derechos Humanos de la UE para Cuba en 2015 se han centrado en la ratificación por parte de la isla de los convenios de la ONU sobre derechos civiles y políticos y económicos, sociales y culturales, especialmente la libertad de expresión y asociación y garantizar más espacio para la sociedad civil y la libertad de movimiento, además de combatir la violencia contra las mujeres.
La UE ha reconocido además que los contactos con opositores conocidos le siguen estando vetados, aunque sí ha podido mantener el año pasado diversos encuentros con representantes de la sociedad civil en La Habana para analizar la situación de la libertad de expresión y de reunión entre otros y ha continuado implicándose con miembros del antiguo grupo de 75 presos políticos de la Primavera Negra, liberados en el 2011, para conocer su situación legal.
"Las reuniones abiertas con críticos del Gobierno más notorios siguen estando fuera del alcance, en particular para la UE, los ministros de los Estados miembro y altos funcionarios en visita oficial", reconoce el informe.
Con todo, la UE defiende que el acuerdo de diálogo político y de cooperación negociado con La Habana, pero pendiente de firma todavía, permitiría "un diálogo sobre Derechos Humanos y la cooperación en este ámbito, reflejando el lugar central de los derechos humanos en las relaciones entre la UE y Cuba" y ha incidido en que la primera ronda del diálogo de derechos humanos en junio de 2015 en Bruselas "fue notable tanto por su franqueza como los intercambios en un amplio abanico de asuntos que Cuba estaba dispuesta a abordar".
"Cuba se ha comprometido a continuar las discusiones futuras con la UE sobre la base de los derechos humanos universalmente reconocidos", señalan los Veintiocho en el informe.
VENEZUELA
En el caso de Venezuela, país con el que el bloque no mantiene un dialogo político formal pero sí discusiones sobre derechos humanos ad hoc, la UE reconoce que "se han mantenido las preocupaciones sobre los juicios a los líderes de la oposición, abogados independientes y líderes empresariales".
La delegación de la UE no ha sido autorizada a entrar "en la mayoría de los casos" para observar los juicios, según el informe, en el que sí destaca que "la UE ha continuado observando los juicios en los casos de Leopoldo López y de la jueza (María Lourdes) Afiuni".
En su informe, destaca que la oposición ha ganado las elecciones a pesar del control que ejerció el Gobierno sobre los medios dejando "poco espacio" para que presentaran su alternativa y el hecho de que "la campaña electoral fue percibida como inclinada a favor del Gobierno" de Nicolás Maduro, al tiempo que incide en "casos serios e urgentes" de "violaciones" de la libertad de asociación apuntados por la Organización Internacional del Trabajo.
MARRUECOS Y EL SÁHARA OCCIDENTAL
La UE también apunta "deficiencias" en el respeto de la libertad de expresión y de reunión en Marruecos en el informe, en el que admite que activistas de los derechos humanos han denunciado "varios" casos de restricciones a periodistas y representantes de la sociedad civil.
"La UE ha continuado animando a las autoridades marroquíes a reforzar la cooperación con la sociedad civil y establecer un proceso de reformas inclusivo", subraya en el informe, en el que recuerda que también ha seguido animando a Rabat a "acelerar" las reformas para respetar el calendario inicial para su adopción, al final de la actual legislatura.
Cuatro años después de la adopción de la Constitución en 2011 sólo diez de un total de 19 leyes orgánicas han sido aprobadas por el Parlamento marroquí, que debatía proyectos de ley "importantes" a finales del año pasado, incluido en el área de la justicia, la libertad de expresión y de los medios, así como el Código Penal.
Éste último ha sido "especialmente" criticado por la sociedad civil, subraya el informe de la UE, en el que admite que si bien el borrador del Código Penal reduce "significativamente" el número de crímenes que pueden ser castigados con la pena de muerte, ésta se mantiene. La UE también valora la adopción del Protocolo optativo a la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos y el Protocolo Optativo a la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Mujeres.
En el caso del Sáhara Occidental, la UE ha vuelto a insistir en la importancia de mejorar la situación de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental y en los campamentos de Tinduf" pero ha dejado claro que "la UE no tomará ninguna iniciativa que pueda socavar el proceso encabezado por la ONU" para resolver el conflicto saharaui.
La UE también admite "cierta preocupación" por la situación de los inmigrantes en Marruecos, a pesar de asegurar que la política de inmigración marroquí "representa un buen ejemplo en la región". Así, recuerda que leyes "clave" contra el tráfico, sobre asilo e inmigración en general todavía deben ser adoptadas en Marruecos y admite que el acceso de los inmigrantes a servicios sociales básicos sigue siendo un desafío.