Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE aplaza la puesta en marcha de su cuartel general militar hasta después de las elecciones en Reino Unido

Mogherini confía en que pueda estar operativo en junio
Los países de la Unión Europea aplazarán la puesta en marcha del embrión de 'cuartel general' militar europeo hasta después de las elecciones generales en Reino Unido del 8 de junio por la sensibilidad de la cuestión, ya que Londres lleva años vetando cualquier intención de crear un cuartel permanente militar de la Unión.
Se esperaba que los ministros de Exteriores de la Unión dieran su visto bueno este lunes a un texto de conclusiones en el que respaldasen la puesta en marcha del nuevo cuartel, aunque el texto sólo lo aprobarán los ministros de Defensa este jueves. Sin embargo, el texto ha tenido que ser cambiado a última hora para "tener en cuenta el bloqueo de Reino Unido a la decisión legal" para permitir su puesta en marcha esta semana, según han explicado a Europa Press varias fuentes diplomáticas.
En el nuevo texto, al que ha tenido acceso Europa Press, los Veintiocho aplazan su "establecimiento efectivo" a una futura decisión del Consejo, sin fechas. "Será después de las elecciones", han confirmado a Europa Press fuentes diplomáticas. "No está excluido hasta el jueves, pero nadie piensa que se va a lanzar antes de las elecciones en Reino Unido", han constatado otras fuentes consultadas.
"No nos vamos a oponer. Simplemente estamos trabajando en parte del lenguaje para garantizar que lo hacemos totalmente bien", ha explicado el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, a su llegada a la reunión con sus homólogos, preguntado por el bloqueo de Londres a la puesta en marcha del cuartel general de la UE.
Johnson ha insistido "en la vital importancia" de que "todos" los países europeos trabajen para reforzar su defensa y ha vuelto a instar a los países europeos a gastar más en defensa y destinar el 2% del PIB "lo más rápido posible", en línea con el objetivo de la OTAN.
"Es lamentable que proyectos europeos de seguridad y defensa esenciales se conviertan en rehenes de movimientos de política doméstica", ha explicado a Europa Press una fuente diplomática de uno de los países que más empujan por avanzar en la cooperación en defensa entre los países europeos.
Los Veintiocho acordaron en marzo poner en marcha la célula de planificación y ubicarla en el Estado Mayor de la UE, bajo mando del actual director general del mismo, el teniente general finlandés Esa Pulkkinen, pero únicamente asumiría el mando de las operaciones militares de la UE no ejecutivas de entrenamiento del Ejército de Malí, Somalia y República Centroafricana. Entonces, la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, confió en que estuviera establecido en cuestión de semanas. Sin embargo las reservas de Reino Unido han impedido avanzar en los textos jurídicos que permitan su puesta en funcionamiento.
Mogherini ha admitido que "todavía queda un poco de trabajo" para pulir el texto jurídico para "traducir" la decisión política de marzo aunque solo Reino Unido pone pegas al texto. "El resto, los 27, están de acuerdo con el lenguaje jurídico", ha dicho en la rueda de prensa posterior en la que ha admitido que todavía espera que el embrión de cuartel general pueda empezar a funcionar en junio.
"Eso espero", ha admitido. "Espero que las cosas avancen en los próximos días y semanas. No solo sobre esto" sino en el resto de propuestas para avanzar en la defensa europea, ha recalcado la dirigente europea. "No entiendo la actitud de ningún ministro que ponga un obstáculo entre una decisión política que él ha tomado y su aplicación", ha reprochado Mogherini, quien ha reconocido que este domingo habló con el ministro de Defensa británico, William Falllon.
Reino Unido ha planteado problemas para denominar como "cuartel general operativo" la conocida como Capacidad Militar de Planificación y Conducción (MPCC, por sus siglas en inglés) pero también ha cuestionado la terminología empleada para describir sus "funciones", así como la designación del "comandante/director" al frente de la nueva estructura.
"No se utiliza cuartel general ni en las conclusiones ni en la decisión formal" para su puesta en marcha, han confirmado fuentes diplomáticas.
En el texto, los Veintiocho sí respaldan que el director general del Estado Mayor de la UE asuma "las responsabilidades a nivel estratégico de la planificación operativa y conducción de las misiones militares no ejecutivas de la UE" bajo el control político del Comité Político y de Seguridad de la UE como "director de la MPCC" que asumirá la función de comandante de las tres misiones de entrenamiento.
"Empezamos diciendo que era un cuartel general operativo. Ahora no se dice formalmente, pero hemos hecho una perífrasis con las funciones para decir lo mismo", han explicado fuentes diplomáticas, que han atribuido las reticencias británicas al contexto electoral, para que no parezca que "ceden" ante la Unión.
Reino Unido ha insistido en la importancia también de que el texto deje claro que la célula de planificación "no es un primer paso" para poner en marcha un cuartel general operativo.
Los grandes países de la Unión, entre ellos España, Francia y Alemania, defienden sin embargo que la nueva estructura debe poder asumir el mando en el futuro también de las operaciones militares ejecutivas de la UE, que autorizan el uso de la fuerza, es decir, la operación contra las mafias de inmigrantes en el Mediterráneo 'Sophia', la misión de lucha contra la piratería en el Océano Índico y la operación Althea en Bosnia.
PESCO
El embrión del cuartel general es el primer paso concreto para avanzar en el refuerzo de la defensa europea, aunque los Veintiocho también discutirán esta semana los avances de cara a poner en marcha la cooperación estructurada permanente, que permitiría a un grupo de países avanzar por su cuenta en el desarrollo de capacidades o lanzar una operación, si una mayoría cualificada de países lo aprueba.
Francia y Alemania han mantenido divergencias sobre el nivel de ambición de la PESCO, que Mogherini espera que se pueda poner en marcha este año. Se espera que los Veintiocho lleguen a un acuerdo "en los próximos meses", han explicado a Europa Press fuentes diplomáticas.
Francia reclama que la PESCO se ciña a los países que se comprometan a realizar gastos "fuertes" en defensa y estén dispuestos a participar en las operaciones militares "más exigentes" de la UE en "un entorno no permisivo", pese al riesgo de bajas, frente a otros países que defienden criterios más flexibles para que "todo el mundo" pueda participar en proyectos. Alemania ha defendido centrarse en cosas como un mando médico para operaciones, apoyo logístico, la formación académica y ejercicios.
España apoya la posición francesa sobre la necesidad de garantizar un nivel de ambición elevado para la PESCO y pide "seriedad" en "los compromisos" de los países. "Si volvemos a estar todos en la PESCO no haría falta", avisan fuentes diplomáticas. Por su parte, los países del Este son los que más temen la posibilidad de una Europa a varias velocidades, también en el ámbito de la defensa.