Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE fijará en junio los criterios para decidir la nueva sedes de la EMA tras su salida de Londres

Los presidentes del Consejo europeo, Donald Tusk, y el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, pedirán este sábado a los líderes de la Unión Europea a Veintisiete que sea en junio cuando se fijen los criterios para elegir el nuevo destino de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que debe dejar Londres como consecuencia del 'Brexit' y que aspiran a acoger varias ciudades, entre ellas Barcelona.
Ambos han trabajado en una propuesta que presentarán a los líderes reunidos en Bruselas y que apelará a llevar a cabo un proceso "transparente y objetivo", en torno a unos criterios que serán "abordados más adelante, en junio", según ha indicado en una rueda de prensa el portavoz de Juncker, Margaritis Schinas.
Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE tendrán este sábado su primera cita formal sin Reino Unido, y en ella aprobarán las 'líneas rojas' para pactar el divorcio.
El documento recoge entre sus claves la necesidad de trasladar las agencias europeas instaladas en Londres, pero no dará pistas aún sobre los destinos posibles, de acuerdo al borrador que han preparado los 27. Tampoco está claro el calendario para decidir el lugar y cumplir el traslado, aunque las fuentes consultadas confían en que no se demore y se decida este año.
Con su divorcio del bloque, Reino Unido también perderá la sede de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), pese a que desde Londres se dio a entender en las últimas semanas que aspiraba a conservar las agencias.
"Las dos agencias actualmente instaladas en Reino Unido tendrán que mudarse, porque como agencias europeas no pueden estar en un Estado que no sea miembro de la UE", zanjan desde Bruselas.
Además, es un asunto que debe "abordarse con rapidez" para asegurar la "continuidad" de su funcionamiento tras el 'Brexit', según un alto funcionario europeo que avisa de que la UE "no debería perder demasiado tiempo" para resolver esta cuestión.
Barcelona, que quedó segunda por detrás de Londres cuando se creó la EMA en 1992, vuelve a ser la candidata presentada por España y deberá vérselas con otras aspirantes como Ámsterdam (Países Bajos), Lille (Francia), Copenhague y Dublín.
A falta de una lista oficial de candidatas, fuentes comunitarias señalan que todos los Estados miembros han expresado de manera más o menos formal su interés por acoger la EMA o la EBA.
El modo en que se conducirá este traslado es algo que deberá decidirse en las negociaciones del 'Brexit', pero la Unión Europea confía en que Reino Unido "facilite" la mudanza de las aproximadamente 1.100 personas que trabajan en la EMA, también asumiendo parte del coste del cambio de ubicación, según han apuntado fuentes europeas.