Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes de la UE reclaman corredores humanitarios para Alepo y niegan ser "indiferentes" a la barbarie

Los 28 validan los acuerdos con Níger y otros países de la región para frenar la llegada de migrantes
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han reclamado este jueves al régimen de Bashar al Assad y a sus aliados, Rusia e Irán, que permitan "la apertura de corredores humanitarios" para hacer llegar la ayuda a la población en Alepo y permitir la "evacuación segura" de los civiles.
"El modo en que enfrentamos la brutalidad de régimen de Al Assad, y sus partidarios, Rusia e Irán, no es tan efectiva como quisiéramos, pero no somos indiferentes al sufrimiento de la gente", ha asegurado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en una rueda de prensa al término de una larga jornada de cumbre europea en Bruselas.
Los líderes europeos han suscrito una declaración que recoge la iniciativa promovida por Alemania y Francia para reclamar una tregua en la zona sitiada de Alepo para salvar a la población civil y asegurar el abastecimiento de las necesidades básicas y medicamentos.
Además de instar al régimen de Al Assad a permitir la evacuación segura de la población, bajo la vigilancia "neutral" de Naciones Unidas, los Veintiocho han recalcado la necesidad de permitir la "protección" del personal médico y humanitario, así como de las infraestructuras hospitalarias del país.
Los Veintiocho, cuya postura no incluye la amenaza de nuevas sanciones contra Moscú por su papel en los bombardeos, por las diferencias al respecto entre los estados miembros, han comenzado su reunión escuchando al presidente del consejo local de Alepo este, Brita Hagi Hasan.
Hagi Hasan, ha dicho antes en una reunión bilateral con Tusk, que la población está desesperada y necesita que los líderes pasen "de las palabras a los actos". "La historia está registrando el silencio internacional ante un crimen contra la Humanidad", ha lamentado quien asume el papel de alcalde de la zona este de Alepo, asediada por las fuerzas del régimen.
AYUDA A PAÍSES AFRICANOS
Los Veintiocho han centrado buena parte de la reunión en hacer balance de los resultados logrados para frenar la llegada de inmigrantes irregulares, gracias sobre todo al acuerdo con Turquía para contener el paso de refugiados a Grecia y otros países de salida y tránsito para agilizar las deportaciones y combatir las mafias que trafican con personas.
Los líderes han eludido discutir la situación política en Turquía y la deriva autoritaria del Gobierno de Recep Tayyip Erdogan y se han limitado a certificar los buenos resultados, en términos de caída del flujo migratorio, de la colaboración con Ankara.
El acuerdo con este país incluye la voluntad de mantener cumbres bilaterales de manera "regular", si bien "no se ha decidido ninguna fecha para una próxima cita", según han explicado a Europa Press fuentes europeas.
"Ningún país ha puesto en duda el acuerdo con Turquía", ha celebrado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al término de la cumbre.
En cuanto a la colaboración con los países de origen de la migración, los 28 han validado los programas piloto negociados con cinco países africanos (Níger, Malí, Etiopía, Senegal y Nigeria), con los que se ha comprometido ayuda al desarrollo e inversiones a cambio de que refuercen el control sobre el tráfico irregular de personas.
Los resultados permiten a los líderes "contemplar" en el futuro acuerdos similares o fórmulas alternativas de cooperación, siempre "teniendo en cuenta los recursos disponibles", según recoge el texto de conclusiones.
Aunque algunos ven en este patrón una posibilidad de colaboración con países como Egipto, fuentes diplomáticas avisaron de las dificultades por el esfuerzo presupuestario que exigiría una colaboración con un país de esa envergadura.
Si la dimensión exterior de la estrategia migratoria cuenta con el consenso de los Veintiocho, la interior encuentra mayores dificultades a la hora de definir las implicaciones de los principios de "solidaridad" y "responsabilidad" para acoger a los refugiados que llegan a la UE, lo que ha aplazado un debate en profundidad sobre la cuestión.
UCRANIA Y DEFENSA
Otro de los frentes abiertos en la cumbre de este jueves era la necesidad de dar al primer ministro holandés, Mark Rutte, los argumentos necesarios para desbloquear en el Parlamento de su país la ratificación del acuerdo de asociación de la UE con Ucrania.
Para ello, los líderes europeos han firmado una declaración que confirma que el pacto "no confiere el estatus de país candidato" a Ucrania, ni un compromiso futuro de adhesión. Tampoco garantiza derecho de residencia o trabajo, ni supone una obligación para la UE de proporcionar seguridad o ayuda militar a Ucrania, según el documento.
En materia de defensa, los Veintiocho han apuntado la necesidad de "asumir una mayor responsabilidad" sobre su seguridad, para lo que serán necesarios "recursos nacionales", aunque no han recogido el objetivo de gastar un 2% del PIB, que piden Alemania y Francia pero rechazan otros países.
La Unión Europea debe avanzar en el refuerzo de la cooperación con la OTAN, pero deben hacerlo "evitando duplicidades y garantizando la complementariedad" en desafíos comunes como la ciberseguridad, la seguridad marítima y las amenazas híbridas.
Además, han encargado a la Comisión que presente su propuesta de un fondo europeo de defensa en 2017 y, a la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, que explore opciones para la cooperación estructurada permanente que permita a un grupo de países avanzar por su cuenta en integración en defensa.