Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE pide evitar actos que aumenten la confrontación tras los incidentes en el Supremo y el Parlamento

La Unión Europea ha instado este miércoles al Gobierno y la oposición en Venezuela a evitar actos que contribuyan a aumentar la confrontación, tras admitir que los incidentes ocurridos el martes en las sedes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y la Asamblea Nacional, "las tensiones y la violencia parece que han avanzado otro paso".
"Tras los incidentes de ayer, las tensiones y la violencia parecen haber avanzado otro paso. Esperamos que todas las partes pongan fin a la violencia urgentemente y eviten el uso de la fuerza", ha reclamado el Servicio Europeo de Acción Exterior a través de un comunicado.
El piloto Óscar Pérez robó un helicóptero del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CIPC) y se dirigió contra el TSJ. Según el presidente venezolano, Nicolás Maduro, lanzó varias granadas contra el alto tribunal. Además, el ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, asegura que sobrevoló el Palacio de Miraflores.
Pérez, ha justificado explicado en un vídeo difundido por las redes sociales que fue un "despliegue aéreo-terrestre" para lograr "restablecer el orden constitucional" en el país. El piloto ha exigido la renuncia de Maduro y la convocatoria de nuevas elecciones.
La Mesa de Unidad Democrática (MUD)ha denunciado que al mismo tiempo se produjo un "asalto militar y paramilitar" en la Asamblea Nacional, controlada por la coalición opositora desde 2015. De acuerdo con el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús 'Chúo' Torrealba, lanzaron "diez artefactos explosivos" contra el edificio y varios diputados resultaron "golpeados" por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).
El 'servicio diplomático europeo' ha dejado claro que "la Unión Europea espera que las autoridades y los actores políticos se abstengan de iniciativas que polarizarán más el país y aumentarán la confrontación" en Venezuela y que "respeten la Constitución y sus principios democráticos", es decir, el Estado de Derecho, los Derechos Humanos y las libertades fundamentales.
La UE avisa que "en los últimos tres meses, el pueblo de Venezuela ha estado experimentando violencia diaria y represión que han provocado ya demasiadas muertes" y admite que "tras los acontecimientos de ayer las tensiones y la violencia parece que han avanzado otro paso".
"Esperamos que todas las partes pongan fin a la violencia urgentemente y eviten el uso de la fuerza", ha reclamado el Servicio Europeo de Acción Exterior, que advierte que "la violencia sólo profundizará las divisiones en el país y pondrá más obstáculos en el camino para una solución democrática pacífica" y que sólo se podrá llegar a una solución a la crisis venezolana "a través del diálogo, la voluntad política y la valentía".
La UE ha recordado que Venezuela se enfrenta a "desafíos sociales, económicos, políticos y de seguridad urgentes" y "que la población de Venezuela se merece ver un final a la actual crisis política".