Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE confirma la creación del cuerpo europeo de fronteras y costas que empezará a funcionar en octubre

Los Veintiocho han adoptado formalmente este miércoles la actualización de las funciones de la agencia europea de control de la frontera exterior (Frontex), que incluye la creación de un cuerpo europeo de fronteras y guardacostas, capaz de desplegar con rapidez efectivos en la linde de un país de la UE en apuros por la presión migratoria.
Las autoridades nacionales seguirán teniendo el control de la gestión de sus fronteras en el "día a día", pero podrán apelar a este cuerpo en situaciones de crisis. Está previsto que el nuevo cuerpo inicie su actividad el próximo mes de octubre.
Entre las novedades de la nueva agencia destaca la puesta en común obligatoria de recursos humanos, para lo que se deberá garantizar una reserva de "al menos 1.500 guardias de fronteras".
Si el Estado miembro con problemas para controlar su paso fronterizo no pide ayuda, el Consejo podrá tomar la iniciativa y plantear medidas urgentes, en una decisión que deberá adoptarse por mayoría cualificada de los 28.
Si un país se niega a cooperar con la agencia, se interpretará como un "riesgo" para el buen funcionamiento del espacio de libre circulación Schengen y abrirá la puerta a activar el artículo 29 que, en la práctica, supone reintroducir de manera temporal los controles en las fronteras interiores.
"El modo en que gestionamos nuestra frontera exterior influye directamente en todo el espacio (de libre circulación) Schengen, incluidas las fronteras interiores", ha declarado el ministro de Interior eslovaco y presidente de turno de la UE, Robert Kalinák.
El ministro ha destacado del nuevo cuerpo que permitirá gestionar "mejor y unidos" los retos actuales y que "no hay otra solución" que este control para recuperar la "normalidad" del espacio sin fronteras Schengen.
Entre las funciones de este nuevo órgano se incluyen también las de organizar, coordinar y llevar a cabo las operaciones de retorno de inmigrantes llegados de manera irregular a suelo comunitario, aunque estas disposiciones no entrarán en vigor en octubre sino pasados tres meses desde la publicación del reglamento.
También realizará una evaluación de la vulnerabilidad de la capacidad de control de las fronteras de los Estados miembros y ayudará a la Comisión Europea a coordinar los equipos de apoyo a un país con problemas para controlar alguno de sus pasos fronterizos.