Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La oposición cubana pide a la UE que condicione el acuerdo que revoca la Posición Común hacia Cuba

Varios grupos de la oposición cubana han enviado una carta a la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, solicitando una serie de condiciones a tener en cuenta en el marco de la reciente firma del acuerdo bilateral firmado este lunes en Bruselas que normaliza las relaciones y revoca la Posición Común hacia el Gobierno de la isla.
Los firmantes aseguran que si bien no se oponen a la adopción del acuerdo --que revoca la posición que condicionaba la profundización de las negociaciones a avances democráticos y en Derecho Humanos en la isla--, lo rechazan por "no condicionarse al ejercicio de las libertades individuales y colectivas del pueblo cubano".
En la misiva, firmada el pasado 9 de diciembre y actualizada este mismo lunes, han expresado su preocupación "ante las violaciones que comete el Gobierno cubano contra los derechos de ciudadanos europeos", señalando, entre otros, estafas a inversores, procesos legales amañados y expulsiones del país.
"También ha vetado, por razones políticas, la entrada a Cuba a eurodiputados y políticos europeos", han señalado, sin dar más detalles al respecto.
En este contexto, han pedido a la UE que condicionen el acuerdo a una serie de "medidas concretas encaminadas a iniciar una transición democrática a Cuba".
Entre ellas, hacen referencia a la libre elección de un sistema plural y democrático y a la realización de elecciones libres, al acceso libre a la información mediante todos los medios, incluido Internet, y la ratificación por parte de La Habana de los pactos internacionales de Derechos Humanos.
Asimismo, piden a Europa que exija a Cuba que acabe con la represión política y las prácticas violentas contra opositores y "la ciudadanía en general", que permita a sus ciudadanos la participación en "inversiones conjuntas con empresas e individuos de la UE" y reconozca la personalidad jurídica de sus empresas --y, por tanto, de su libre derecho de importación y exportación--.
Por último, han instado a que el Gobierno de la isla caribeña se adhiera a los Principios Arcos, que definen como "versión para Cuba de los principios Sullivan por parte de empresas e individuos de la UE que hagan negocios con Cuba con el fin de evitar prácticas discriminatorias, explotadoras o represivas".
FIRMA DEL ACUERDO
Mogherini, los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintiocho y el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, han rubricado este acuerdo de diálogo político y de cooperación que concluyeron en marzo en La Habana.
"Los lazos de Europa con Cuba son profundos y fuertes y es muy natural para nosotros estar tan cerca de Cuba en estos días. Cuba está cambiando profundamente y la UE está acompañando este proceso conjuntamente con el Gobierno cubano y el pueblo cubano como amigos", ha expresado en una rueda de prensa la jefa de la diplomacia europea.
Mogherini ha apuntado que este acuerdo supone "una oportunidad para llevar la relación entre la UE y Cuba a un nuevo nivel que realmente refleje los fuertes lazos históricos, económicos y culturales que unen Europa y Cuba".
También ha subrayado que es un "instrumento" para "fomentar el desarrollo sostenible y la justicia social y para fortalecer la democracia y el respeto de los Derechos Humanos".
Su homólogo Bruno Rodríguez ha enfatizado que "las relaciones entre la UE y Cuba son de carácter histórico". "Hemos llegado a este punto después de un largo proceso en el que existen tradiciones fecundas y al mismo tiempo hemos pasado por momentos de desencuentro", ha recordado.