Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE comienza a formar a altos mandos de los guardacostas y la Marina libios

La operación de la UE 'Sophia' en el Mediterráneo Central ha comenzado este lunes el entrenamiento de altos mandos del cuerpo de guardacostas y de la Marina libios en un centro de entrenamiento de Creta (Grecia) tras haber formado ya a los primeros 78 efectivos de ambos cuerpos en nociones de marinería "básica" a bordo de dos de sus buques en los últimos meses.
Se trata del segundo paquete del entrenamiento acordado con las autoridades libias en agosto, que se centrará en la formación de 20 oficiales "con rango de capitán o comodoro" de los guardacostas libios y de la Marina durante todo el 2017 en áreas como la jurisdicción marítima, los Derechos Humanos, cuestiones de género y operaciones de búsqueda y rescate, según ha informado el Servicio Europeo de Acción Exterior en un comunicado.
La formación ha comenzado en un centro de entrenamiento de Creta y se desarrollará durante todo 2017 "en una variedad de ubicaciones en la zona del Mediterráneo", mientras que, en una tercera fase, la misión prevé llevar a cabo la formación en buques de patrulla de los propios guardacostas y de la Marina libios.
La UE ya ha formado a través de su operación de lucha contra las mafias que trafican con inmigrantes en la zona a los primeros 78 guardacostas y efectivos de la Marina libios desde octubre pasado a bordo de dos buques de la misión, uno italiano y otro holandés, en línea con el Memorando de Entendimiento acordado en agosto con las autoridades libias.
El objetivo del entrenamiento es reforzar la capacidad de ambos cuerpos para que desmantelen ellos mismos el tráfico en Libia y realicen sus actividades de búsqueda y rescate a fin de salvar vidas y mejorar la seguridad en las aguas internas libias, dado que los naufragios cada vez se dan más en las aguas territoriales libias, donde la misión europea no tiene mandato para operar -sólo puede hacerlo en aguas internacionales a falta del visto bueno de las autoridades libias y del aval de la ONU_.
Los Veintiocho contemplan reforzar el entrenamiento de los guardacostas libios y financiar su "equipamiento y costes operativos diarios" para reducir la llegada de inmigrantes a Europa a través de Libia, pero avisan de que ello requerirá fuentes de financiación "a largo plazo" y no se dependa "únicamente" en las "contribuciones voluntarias" de los Estados miembro como ocurre ahora.
Como paso inmediato, la Comisión prevé acordar "rápidamente" con la Guardia Civil destinar "un millón de euros adicional" para entrenar a los guardacostas libios a través del programa Seahorse, que lidera España y tiene por objetivo reforzar el control de las fronteras de Libia y otros 2,2 millones de euros de ayuda para respaldar el entrenamiento que lleva a cabo Italia en búsqueda y rescate de los guardacostas libios.
Los Veintiocho también estudian "vigilar los puntos de partida en terceros países y detectar y rastrear las embarcaciones sospechosas" de traficar con inmigrantes y reforzar la cooperación con países vecinos costeros de Libia, es decir, Egipto, Túnez y Argelia para atajar a las redes de tráfico y reducir los flujos migratorios.
También piden más esfuerzos para impedir los suministros a las mafias --incluidos los 'dinghies', motores, combustible--, implicando al sector privado, a los países vecinos y Europol.
Los Veintiocho acordaron el pasado mes de junio ampliar las tareas de la operación 'Sophia' para entrenar también a los guardacostas y la Marina libios y contribuir al embargo de armas de la ONU en aguas internacionales en cumplimiento de la resolución 2292 del Consejo de Seguridad.
La operación 'Sophia' ha contribuido a salvar hasta la fecha a 32.081 inmigrantes en aguas internacionales del Mediterráneo Central y ha detenido a 101 presuntos traficantes de inmigrantes que han sido transferidos a las autoridades italianas para su procesamiento. También han neutralizado 380 embarcaciones utilizadas por las redes criminales y ha llevado a cabo 360 acciones para contribuir a ampliar el embargo de armas.