Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE acuerda normas para garantizar un origen "sostenible" de minerales como oro o estaño

La Unión Europea ha alcanzado un acuerdo sobre las nuevas normas relativas a los minerales conflictivos que buscan garantizar una procedencia sostenible para la mayor parte de las importaciones de oro, estaño, tántalo y wolframio a la Unión Europea.
Los colegisladores de la UE (la Eurocámara y el Consejo de la UE, donde están representados los países) han logrado un pacto sobre un reglamento comunitario cuyos objetivos más importantes son evitar la financiación de grupos armados en países en vías de desarrollo a través del comercio de estos minerales.
En concreto, las nuevas reglas acordadas por las instituciones comunitarias aseguran que una procedencia "sostenible" para más del 95% de las importaciones de oro, estaño, tántalo y wolframio, que estarán cubiertos por disposiciones de diligencia debida a partir del 1 de enero de 2021.
Mientras tanto, la Comisión Europea y los Estados miembros trabajarán para garantizar que se establecen las estructuras necesarias para su puesta en marcha en el conjunto de la UE, ha explicado Bruselas en un comunicado.
Además, se desarrollarán medidas de acompañamiento para apoyar a los importadores, especialmente a las pequeñas y medianas empresas. Esta iniciativa se complementará con un abanico de ayudas al desarrollo y acciones de política exterior para asegurar la efectividad del reglamento y su impacto positivo sobre el terreno.
La comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, ha destacado que se trata de un "gigante paso adelante" en los esfuerzos de la UE para detener los abusos a los Derechos Humanos y los conflictos armados financiados con el comercio de minerales. "
"Estoy convencida de que tendrá un impacto real sobre el terreno en la gente que sufre estos conflictos. Espero sinceramente que el modelo de la UE sea ahora un ejemplo a seguir por otros países", ha expresado la política sueca.
El reglamento debe ser ahora aprobado formalmente por el Parlamento Europeo y por el Consejo de la UE. La presidencia de esta última institución, que este semestre ostenta Eslovaquia, espera que los socios comunitarios den su visto bueno a nivel de embajadores el próximo 7 de diciembre.
La organización Amnistía Internacional ha calificado el acuerdo como un "paso positivo pero tímido". Según ha manifestado en un comunicado, ciertas compañías europeas estarán obligadas legalmente por primera vez a asumir su responsabilidad en la cadena de suministro de minerales, pero ha criticado que una serie de "concesiones" y "lagunas en el último minuto" pueden reducir su impacto porque eximen a un gran número de sociedades de cumplir la legislación.