Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE y Túnez comenzarán a negociar acuerdo de readmisión de inmigrantes irregulares en octubre

La ayuda comunitaria anual para Túnez se duplicará hasta los 300 millones de aquí al 2020
La Unión Europea y Túnez comenzarán a negociar acuerdos de readmisión de inmigrantes irregulares y de expedición de visados el próximo 12 de octubre, según ha avanzado este jueves la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini.
"Estamos determinados de reforzar nuestra cooperación con Túnez en el ámbito de la movilidad y de la inmigración", ha subrayado la jefa de la diplomacia europea en rueda de prensa para presentar la nueva estrategia de la UE para Túnez, al que prevé duplicar su ayuda financiera hasta los 300 millones de euros en 2017.
Se trata de un nivel de apoyo "reforzado" que el Ejecutivo comunitario espera mantener hasta 2020 para ayudar al país a hacer frente a los desafíos "muy importantes" en el plano de la seguridad y socioeconómicos a los que se enfrenta y consolidar las reformas emprendidas al calor de la revolución de la Primavera árabe, todo ello con el objetivo de contribuir a "una Túnez democrática, resiliente y estable".
"Recomendamos concentrar el apoyo de la Unión Europea en las causas profundas de la inmigración y sobre todo la promoción del desarrollo socioeconómico de Túnez", ha resumido la jefa de la diplomacia europea, que ha incidido en la necesidad sobre todo de invertir "en el presente y el futuro" de Túnez como son los jóvenes, porque es "la mejor manera" de atajar las causa de la inmigración y la radicalización y ha subrayado la importancia de la cooperación en seguridad y en la lucha contra el terrorismo.
La jefa de la diplomacia europea ha explicado que la UE utilizará "todos los instrumentos disponibles" para apoyar a Túnez, incluido más ayuda financiera pero no sólo. "La UE quiere hacer más, más rápidamente y más eficazmente", ha dicho, recalcando el interés del bloque en un país "estratégico" y "socio privilegiado", que ha apostado por "un modelo abierto y democrático" y "representa una fuente de esperanza" para una región "perturbada".
"El dinero no se da sin condiciones. Se debe ver como una inversión y no un gasto. Esperamos algo de vuelta, que haya más estabilidad (en el país), menos desempleo y más perspectivas para los jóvenes especialmente. Por eso hemos decidido duplicar nuestro esfuerzo financiero, pero no solo porque necesiten el dinero sino para aumentar nuestra capacidad de influencia", ha puntualizado el comisario de Política de Vecindad Europea, Johannes Hahn. El comisario ha precisado que los 300 millones de ayuda podrían generar "mucho más" en inversiones con las aportaciones de las instituciones financieras europeas. Bruselas calcula que se podrían movilizar unos 800 millones de euros al año hasta 2020.
ACUERDO DE LIBRE COMERCIO PARA 2019
El comisario ha hecho hincapié también en las "oportunidades" que ofrecerá el acuerdo de libre comercio "profundo y completo" que negocian la UE y Túnez, "el primer país en el sur" que se podría beneficiar de uno acuerdo de este tipo, que se espera concluir "antes" de que acabe el mandato de la actual Comisión en 2019 según el calendario "ambicioso" previsto.
Túnez también podría ser "el primer país" de la región en beneficiarse de "un acuerdo ambicioso y eficaz de facilitación de visados", algo "muy importante", ha explicado Mogherini. La UE siempre negocia en paralelo acuerdo de readmisión de inmigrantes irregulares, que en una primera etapa prevén que el país acepte la devolución de sus nacionales irregulares en la UE y en un plazo posterior los de los terceros nacionales que llegan a través de su territorio.
SEGURIDAD Y CONTROL DE FRONTERAS
El texto, también incide en apoyar a Túnez a desarrollar su política de asilo e inmigración y cooperar en las devoluciones de inmigrantes y la reintegración e impedir la inmigración irregular a través de una mejor gestión fronteriza, además de cooperar en la inmigración legal.
"La gestión fronteriza es una cuestión que discutimos con nuestra contraparte tunecina", ha dicho Mogherini tras recordar la situación difícil en Libia, al tiempo que ha recordado que la UE ha "reactivado" su misión de apoyo a la gestión fronteriza a Libia para apoyarle a controlar sus fronteras, algo que preocupa mucho al bloque.
Hahn también ha explicado que la UE tiene un programa de ayuda de 40 millones "para entrenar, equipar a las fuerzas de seguridad, las fuerzas policiales en el país para hacer frente a todos los desafíos a nivel interno, pero también en sus fronteras externas" y darán más asistencia en el plano de la seguridad, en el que la cooperación se ha reforzado desde el 2015, "cuando se requiera".