Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE y Cuba firman el acuerdo que normaliza sus relaciones y revoca la Posición Común

La Unión Europea y Cuba han firmado este lunes en Bruselas el acuerdo bilateral que normaliza sus relaciones y revoca la Posición Común de 1996 promovida por el entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar, que condicionaba la profundización de las negociaciones a avances democráticos y en Derechos Humanos en la isla.
La Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintiocho y el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, han rubricado este acuerdo de diálogo político y de cooperación que concluyeron en marzo en La Habana.
Ambas partes sellaron un nuevo marco para desarrollar sus relaciones diplomáticas tras casi dos años de negociaciones. En concreto, define los principios generales y los objetivos de las relaciones entre Cuba y el bloque comunitario y crea un nuevo marco para fortalecer el diálogo político, mejorar la cooperación bilateral y desarrollar una acción conjunta en foros internacionales.
Está dividido en tres capítulos: el Diálogo Político, que cubre cuestiones como la gobernación, los Derechos Humanos, la estabilidad y seguridad internacional y regional y armas de destrucción masiva, entre otros; el capítulo sobre Cooperación, que es el más amplio e identifica los sectores de cooperación; y el tercero, el capítulo económico y de comercio.
Se trata de un acuerdo 'mixto', lo que implica que ahora debe ser ratificado también por todos los Estados miembros. No obstante, antes debe recibir el visto bueno del pleno Parlamento Europeo.
Cuando esto paso, el acuerdo podrá comenzar a aplicarse de manera provisional y parcial, únicamente aquellas partes que son competencia europea, el 80% del total, según han informado fuentes comunitarias.