Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE avisa a Ankara de que no se abrirán nuevos capítulos de negociación a corto plazo por la represión

Austria pide ir más lejos y suspender las negociaciones de adhesión con Ankara, con el apoyo de Países Bajos
La Unión Europea avisará este martes a Turquía de que no se abrirán nuevos capítulos de las negociaciones de adhesión a corto plazo por la represión impulsada por el Gobierno del presidente, Recep Tayyip Erdogan, tras el intento de golpe de Estado fallido de julio.
"Diremos que es imposible abrir nuevos capítulos en el proceso de adhesión", ha avanzado el ministro de Exteriores belga, Didier Reynders, en declaraciones a la prensa a su llegada al Consejo de Asuntos Generales para preparar la cumbre del jueves y en la que repasarán las relaciones con el conjunto de los países candidatos a la adhesión.
"Estamos muy preocupados por la situación en Turquía y no es posible ir más lejos (en el proceso de adhesión), como si nada hubiera ocurrido", ha remachado, insistiendo en que es "difícil" explicar "tantas detenciones" de miles de personas, entre militares, policías, jueces, fiscales pero también periodistas, académicos y opositores tras el golpe.
Reynders ha defendido que hay que reforzar la colaboración con Turquía para combatir el terrorismo e intercambiar información sobre los combatientes extranjeros, así como para gestionar los flujos migratorios. "Pero en el proceso de negociación es imposible avanzar más con esta situación muy difícil en Turquía", ha remachado.
El secretario de Estado para Asuntos de la UE francés, Harlem Désir, también ha dicho que "no pueden haber la apertura de nuevos capítulos de negociación" pero no se trata de "suspender" el diálogo con "un gran socio estratégico" con el que deben combatir juntos contra el terrorismo, estabilizar Oriente Próximo y combatir contra las mafias de inmigrantes.
"Pero teniendo en cuenta la deriva en Turquía hoy en materia de violaciones de los derechos humanos, la represión contra periodistas, universitarios y diputados no puede haber la apertura de nuevos capítulos de negociación", ha remachado.
También ha criticado la "amenaza de restablecer la pena de muerte" en Turquía. "Esto no es aceptable. Sería una ruptura total de las relaciones entre la UE y Turquía tal y como existen hoy", ha avisado.
AUSTRIA PIDE SUSPENSIÓN, APOYADA POR PAÍSES BAJOS
El ministro de Exteriores austríaco, Sebastien Kurz, cuyo país lleva pidiendo desde hace varias semanas suspender las negociaciones de adhesión con Turquía por la situación sobre el terreno y es el país con la posición más dura con Turquía, ya dejó claro ayer que "sería equivocado" continuar las negociaciones de adhesión "como si en los últimos meses no se hubieran producido acontecimientos negativos en Turquía" y aseguró que Austria está "muy coordinada" en este punto con Países Bajos y Bulgaria.
Kurz ha dejado claro este martes que Austria no aceptará una posición contraria a la de la Eurocámara, que a finales de noviembre reclamó la suspensión "temporal" de las negociaciones con Turquía por la represión en una resolución no vinculante.
"El Parlamento Europeo ha enviado una señal valiente y correcta y no creo que competa a los ministros de Exteriores tumbar esta señal", ha defendido a su llegada a la reunión de los Veintiocho, insistiendo en que en su opinión las negociaciones de adhesión no han tenido un impacto "positivo" en la situación en Turquía, que se está alejando de la UE "en los últimos meses".
Países Bajos también reclamará "suspender" las negociaciones hasta que "Turquía aborde las preocupaciones serias" sobre las medidas de castigo "generalizadas y colectivas" que ha promovido, según han explicado fuentes diplomáticas.
Los Veintiocho dejarán claro a Ankara que no se abrirán nuevos capítulos de negociación a corto plazo, exponiendo lo obvio, pero sin decir abiertamente que el proceso de negociación se congela, según han explicado fuentes diplomáticas.
La gran mayoría de países, entre ellos, España, Francia, Alemania y Reino Unido, rechaza suspenderlas por temor a que tenga un impacto negativo cuando el proceso está ya más o menos 'congelado' dado que no hay perspectivas de abrir nuevos capítulos de negociación a corto plazo, según varias fuentes diplomáticas.
"Necesitamos todos los canales posibles abiertos pero en principio estamos hablando de un debate artificial porque las negociaciones de adhesión han llegado a una paralización desde hace meses y no veo ningún movimiento en los próximos meses", ha explicado el comisario austríaco de Ampliación, Johannes Hahn, por su parte.
El ministro de Estado de Asuntos Europeos alemán, Michael Roth, ha admitido la "regresión" en Turquía y que "la situación del Estado de Derecho es difícil" pero ha subrayado la importancia de "no congelar todo". "No debemos dar un portazo (a Ankara) en esta fase difícil", ha defendido. "Está en manos del Señor Erdogan y de Turquía decidir cómo se imaginan el camino hacia la Unión Europea", ha remachado.
La UE y Turquía acordaron acelerar el proceso de negociaciones en el marco del acuerdo para frenar los flujos de refugiados e inmigrante a las islas griegas a través del Egeo, junto con una ayuda de hasta 6.000 millones de euros y el compromiso de suprimir los visados a los ciudadanos turcos una vez cumplieran las condiciones para ello, incluido cambios en su legislación antiterrorista. "No se cumplen tampoco las condiciones para contemplar la liberalización de visados", ha dicho Désir.
El último capítulo que ambas partes abrieron fue el 33, relativo a Finanzas y Presupuesto, el pasado 30 de junio. Turquía solo ha logrado abrir 16 capítulos de los 35 en que se dividen las negociaciones desde que comenzaron a negociar en 2005, de los cuáles sólo uno está cerrado provisionalmente, el relativo a Ciencia e Investigación. Ocho están congelados por el conflicto chipriota.