Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UA habla de "cambio inconstitucional de Gobierno" si Jamé no entrega el poder a Barrow

La presidenta de la Comisión de la Unión Africana, Nkosazana Dlamini-Zuma, ha recalcado este miércoles que si el presidente de Gambia, Yahya Jamé, no entrega el poder este jueves, se produciría un "cambio inconstitucional de Gobierno".
En su comunicado, ha expresado su "grave preocupación" por la decisión del mandatario de declarar el martes el estado de emergencia, recalcando que debe entregar el poder, "en línea con la Constitución de 1997".
Así, ha recordado que "el pueblo de Gambia fue a las urnas y votó por un nuevo líder", recalcando que "África debe garantizar que la voluntad del pueblo es respetada y protegida".
En este sentido, ha subrayado la decisión del Consejo de Paz y Seguridad de la ONU de la semana pasada, en la que expresó su "tolerancia cero" con los "golpes de Estado y cambios inconstitucionales de Gobierno" en el continente.
Por ello, Dlamini-Zuma ha pedido a Jamé "que entregue el poder de forma pacífica una vez expire su mandato el 19 de enero, cuando dejará de ser reconocido como presidente legítimo del país".
Los países de la región están presionando a Jamé para que abandone el cargo, y durante la jornada Senegal, Nigeria y Ghana han movilizado tropas de cara a una posible intervención en caso contrario.
Un portavoz de Barrow ha aclarado que el líder opositor será investido presidente este jueves, cuando expira el mandato de Jamé, si bien no ha aclarado cómo. Fuentes diplomáticas han explicado que podría hacerlo en cualquier zona del territorio gambiano --no necesariamente en la capital-- o en una embajada en el extranjero.
Jamé se resiste a abandonar el poder, después de 22 años en el cargo, porque considera que el proceso electoral estuvo plagado de irregularidades. El presidente saliente, aún con mucha influencia, ha conseguido que el Parlamento prorrogue tres meses su mandato.
A última hora de este miércoles, el presidente de Mauritania, Mohamed Uld Abdelaziz, se ha reunido con Jamé en un intento de mediación para que abandone el poder.
Tras ello, ha volado a Senegal, donde se ha reunido con el presidente del país, Macky Sall, y con el propio Barrow. Por el momento no han trascendido detalles sobre estos encuentros.
Sin embargo, el portal de noticias gambiano Jollof News apunta a que el presidente habría aceptado abandonar el poder y dirigirse al exilio a Mauritania, si bien este extremo no ha sido confirmado de forma oficial.