Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk dice que la UE debe ofrecer sensación de "seguridad y orden" y no de "apertura irracional"

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, ha pedido este miércoles a los Estados miembros liderazgo y unidad para ofrecer a los europeos una "sensación de seguridad y orden", que permita recuperar el "control político" frente a lo que ha calificado de "apertura irracional".
"La gente se está volviendo en contra de lo que perciben como una apertura irracional. Ven el mundo a su alrededor volverse más caótico: migración sin control, terrorismo, injusticias ligadas a la globalización", ha argumentado Tusk, en una declaración en Dublín.
El presidente del Consejo se encuentra de gira por varias capitales europeas para preparar la cumbre informal de Bratislava, en la que, por segunda vez desde el triunfo del 'Brexit' en el referéndum británico, los líderes de la UE se reunirán sin la presencia de Reino Unido.
Sin embargo, en opinión de Tusk, esta cita no debe centrarse en discutir el divorcio británico, sino sobre el modo en que la UE a 27 puede "recuperar el control político de su futuro común".
Para ello, ha añadido, es necesario "liderazgo político real y uniforme", que permita ofrecer a los ciudadanos "una senación de seguridad y orden".
"En Europa, no podemos construir una comunidad política sólo sobre el concepto de apertura obligatoria y total para todo el mundo", ha expuesto, para afirmar que la UE debe sustentarse también en la "protección" de las libertades, la seguridad y la "calidad y forma de vida".
Así ha defendido que el objetivo es que la globalización sea vista como una "oportunidad" y no una "amenaza", para lo que "debe restaurarse el equilibrio".
También ha pedido que la cita de Bratislava sirva para que los líderes muestren que las élites políticas no están alejadas de la realidad y emprendan una discusión "sin tabúes" sobre el futuro del bloque.
IRLANDA Y EL CASO APPLE
Tusk ha hecho estas declaraciones tras reunirse en Dublín con el primer ministro irlandés, Enda Kenny, en el marco de los contactos con las capitales para preparar la cumbre de Bratislava, el próximo 16 de septiembre.
El exprimer ministro polaco ha dicho que es consciente de lo "desconcertante" que resulta para Irlanda la situación y de la "gravedad" de las consecuencias que el 'Brexit' puede tener tanto en el país como en Irlanda del Norte.
"El primer ministro y yo trabajamos estrechamente para garantizar que este país no sufre por una decisión que él no ha tomado", ha asegurado Tusk tras su encuentro con Kenny.
Después de su estancia en Dublín, el presidente del Consejo tiene previsto desplazarse a Londres, en donde será recibido este jueves por la 'premier' británica, Theresa May.
Aunque la reunión con Kenny se enmarca en la ronda de contactos para preparar la cumbre de Bratislava, Tusk ha revelado que también han discutido sobre la decisión de Bruselas de reclamar a Irlanda que recupere 13.000 millones de euros en ayudas fiscales ilegales al gigante norteamericano Apple.
Dublín ha defendido su sistema fiscal y ha anunciado que recurrirá al Tribunal de Justicia de la Unión Europea la decisión de la Comisión Europea.
Tusk ha escuchado en boca del primer ministro irlandés las razones del recurso ante los tribunales, pero ha dicho que no iba a hacer declaraciones públicas sobre ello porque corresponde a los jueces pronunciarse.
En cualquier caso, ha añadido, no espera que la polémica sobre el 'caso Apple' se cuele en la agenda de Bratislava.