Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk pedirá a los líderes de la UE reforzar la frontera búlgara contra el paso de inmigrantes desde Turquía

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, pedirá la próxima semana a los líderes europeos que envíen "guardas de frontera y equipos" para ayudar a Bulgaria a contener el paso de inmigrantes irregulares por su frontera con Turquía.
"Espero ver un importante número de Estados miembros enviando guardas de frontera y equipos para ayudar a Bulgaria a proteger su frontera con Turquía", ha declarado Tusk a los medios en Tallin, tras una reunión con el primer ministro estonio, Taavi Röivas.
El político polaco no ha dado más detalles sobre el nivel de esfuerzo que espera de los países de la UE, más allá de indicar que espera un apoyo "concreto y operativo". Bulgaria ya pidió en agosto ayuda a la agencia europea de control de la frontera exterior (Frontex) para proteger su linde.
Tusk se encuentra de gira por las capitales europeas --el próximo lunes estará en Madrid-- para preparar la cumbre del 16 de septiembre en Bratislava, segunda ocasión en la que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se reunirán sin la presencia de Reino Unido.
La cita se ha convocado para analizar el camino que debe seguir una Unión a 27, una vez que se consume el 'Brexit', y el presidente del Consejo quiere dirigir el debate en torno a las que cree deben ser las tres prioridades del futuro: la gestión del flujo migratorio, la amenaza terrorista y el "temor" a la globalización.
La ayuda a Bulgaria sería un "ejemplo concreto" del apoyo que debe mostrar la UE a uno de sus países en apuros en materia migratoria, ha dicho Tusk más tarde en otra comparecencia desde Estocolmo.
A su juicio, sería también una señal importante de la seriedad con la que la UE afronta la crisis migratoria y de la determinación de sus Estados miembros para actuar "cuando y donde sea necesario".
"Nunca más deberemos permitir que nuestras fronteras se vean sobrepasadas por olas de migrantes irregulares como ocurrió en 2015", ha justificado.
El presidente del Consejo ha insistido en que el bloque debe demostrar que es "consciente" y está "decidido y capacitado" para controlar las mayores preocupaciones.