Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tusk avisa a Polonia del riesgo de su "marginación" en Europa por la deriva de sus reformas

El presidente del Consejo Europeo, el exprimer ministro polaco Donald Tusk, ha avisado este jueves del riesgo de "marginación" en Europa que corre Polonia por las reformas del Gobierno ultraconservador que en Bruselas son vistas con recelo por atentar contra la independencia de los jueces y poner en riesgo el Estado de derecho.
A través de un comunicado difundido en polaco después de que el Parlamento adoptara este mismo jueves la reforma de la judicatura, Tusk ha revelado que la víspera habló con el presidente de Polonia, Andrzej Duda, y le invitó a reunirse con carácter "urgente" para abordar la "crisis política" de su país.
"Nuestra tarea común debe ser evitar el peor escenario que podría suponer la marginalización de Polonia en Europa", ha dicho Tusk, para quien las reformas en marcha son una "negación de los valores y estándares" de la Unión Europea y pone en riesgo la reputación de su país natal.
El presidente del Consejo lamenta que las leyes impulsadas por el Gobierno de Beata Szydlo "transportan en el tiempo y el espacio" a su país, "hacia el pasado y hacia el Este". Y asegura que las consecuencias serán graves también en el plano internacional.
Consciente de que Duda y él no comparten la visión sobre la situación, Tusk se ha dirigido a él pidiéndole "cooperación por el bien y seguridad" del país de ambos y le ha avisado de que si las reformas salen adelante se dañará seriamente la opinión exterior sobre la democracia en Polonia.
Por ello aboga por buscar soluciones que aceptables para todas las partes, incluidos el Parlamento polaco, la oposición, el propio Duda y la Unión Europea; al tiempo que recalca que queda mucho por hacer y el tiempo se agota.
En el comunicado, Tusk ha hecho también una defensa de la Unión Europea porque, dice, "no se trata únicamente de dinero y expedientes", sino ante todo de "valores y altos estándares" de vida.
"Podemos cambiar esa peligrosa deriva, pero requiere diálogo", ha añadido.
La Comisión Europea, que este jueves ha preferido no comentar el voto de la Cámara Baja del Parlamento polaco a favor de la reforma judicial, anunció el día anterior que expedientará a Varsovia la semana próxima si no frena las leyes controvertidas.
También subrayó que la actitud del Gobierno polaco hace que cada vez esté más cerca el riesgo de que la UE active el artículo 7 de su Tratado que, en última instancia, podría llevar a suspender el derecho a voto de Varsovia en las decisiones a 28.