Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía abre sus urnas en unas elecciones parlamentarias clave para Erdogan

Turquía abre sus urnas para las elecciones parlamentariasReuters

Turquía abre las urnas para dar inicio a unas elecciones parlamentarias que según, las encuestas, darían el triunfo al actual presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, pero que podría perder su ansiado sistema presidencial al no llegar a la mayoría absoluta en la cámara. Más de 53 millones de turcos podrán ejercer su derecho al voto en estos comicios que contarán con un dispositivo de seguridad con más de 400.000 personas, con el fin de evitar conflictos violentos como los vividos los últimos días de campaña.

Las urnas de los centros electorales turcos se han abierto a las 8:00 horas (local) para dar comienzo a unas elecciones parlamentarias que se han convertido en clave para el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, que podría ver en juego su ansiado sistema presidencial.
Más de 53 millones de turcos pueden ejercer su derecho al voto durante la jornada, en la que se elegirá un nuevo Parlamento, el cual está formado por 550 escaños. Los sondeos previos a los comicios apuntan hacia una disminución al respaldo del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP), que actualmente cuenta con una mayoría absoluta.
El Gobierno turco ha desplegado un amplio dispositivo de seguridad, formado por más de 400.000 miembros, de los que 300.000 serán policías, según ha informado el ministro del Interior, Sebahattin Öztürk, en declaraciones recogidas por 'Hurriyet'.
La campaña electoral se ha visto empañada por el atentado contra un mitin kurdo en la ciudad de Diyarbakir con una bomba casera, que causó cuatro muertos y varios heridos. El incidente ha agitado más un turbulento ambiente ante los comicios, causando grandes disturbios en varias ciudades del país y a las que el Gobierno tuvo que responder con dureza, llegando incluso a emplear cañones de agua para dispersar a la multitud.