Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La autoridades reabren la plaza Taksim tras el desalojo de los 'indignados'

Tranquilidad en la plaza TaksimReuters

Este lunes ha sido reabierta la plaza Taksim, epicentro de las protestas antigubernamentales de las últimas semanas, una vez concluidas las labores de limpieza tras el desalojo del sábado por la noche, en el que la Policía empleó gases lacrimógenos y cañones de agua para expulsar a los miles de manifestantes que estaban acampados en el parque Gezi, aledaño a la plaza. Para este lunes han convocado una huelga genera. La violencia se ha ido extendiendo a otros barrios de Estambul con violentos choques entre policía y manifestantes. También en Ankara se han vivido momentos de tensión.

Efectivos antidisturbios impidieron por la fuerza durante toda la jornada del domingo el acceso al parque Gezi y la plaza Taksim para evitar que se celebrara la concentración convocada para la tarde del domingo por la Plataforma de Solidaridad de Taksim en protesta por el desalojo.
Los disturbios se han prolongado durante toda la jornada y buena parte de la noche, pero esta mañana la plaza ha amanecido tranquila. Sin embargo, la Policía impide todavía el tráfico rodado.
Por otra parte, este lunes la Unión de Colegios de Abogados de Turquía (TBB) ha anunciado que trasladará la cuestión de los abusos policiales contra los manifestantes al secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, basándose en el Artículo 52 de la Convención Europea de Derechos Humanos, que habilita a Jagland a pedir explicaciones a los países miembros sobre el posible incumplimiento de los artículos de la Convención.
Además, la TBB ha anunciado denuncias contra la investigación iniciada por las autoridades contra el Colegio de Médicos de Estambul por organizar un hospital de campaña en un hotel de Estambul en el que médicos voluntarios atendían a los heridos durante las protestas.
Una de las imágenes que más se ha difundido sobre el desalojo de la acampada de los 'indignados', que había durado 18 días, ha sido la de policías esposando a sanitarios aún ataviados con batas blancas en el Hotel Divan, muy cerca del parque Gezi.
Huelga general
La Confederación de Sindicatos Progresistas (DI.SK), la Confederación de Sindicatos del Sector Público (KESK), el Sindicato de Médicos Turcos (TTB), el Sindicato de las Cámaras de Ingenieros y Arquitectos Turcos (TMMOB) y el Sindicato de Dentistas Turcos (TDHB) han hecho un llamamiento conjunto para que los trabajadores salgan a las calles este lunes.
Según un miembro de la KESK, el número de asistentes a las manifestaciones de este lunes podría ser de "cientos de miles" de personas. Solo la KESK, que agrupa a once sindicatos, cuenta con un 240.000 afiliados.
"Los miembros de la KESK acudirán a sus puestos de trabajo, leerán un comunicado y tomarán las calles" ha afirmado el secretario general de la KESK, Ismail Hakk Tombul. Por su parte, el secretario general de la DI.SK, Kani Beko, ha asegurado que tomarán las calles usando su "poder de producción".
Noche de enfrentamientos
La jornada de huelga ha comenzado con nuevos enfrentamientos en Estambul. Las calles cercanas a Taksim, sigue siendo un hervidero de manifestantes que han intentado llegar hasta la plaza, blindada por los antidisturbios. Cumpliendo las órdenes del primer ministro, la policía desalojaba el parque Gezi de Estambul, y la batalla volvía a recrudecerse.
En Ankara la protestas han sido muy violentas y las calles de la capital vuelven a convertirse un día más en un campo de batalla, donde los cañones de agua, los gases y el empleo de balas de goma intentan disuadir a los miles de indignados.
Turquía suma ya dos semanas de lucha y el primer ministro sigue lanzando sus acusaciones hacia los manifestantes, a los que considera terroristas, y se defiende de las acusaciones de la brutalidad policial que ya ha dejado miles de heridos, cientos de detenidos y cuatro muertos.