Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía espera una mejora en las relaciones con Irak ante la visita de Yildirim

El viceprimer ministro de Turquía, Numan Kurtulmus, ha asegurado este viernes que está "esperanzado con el nuevo periodo" que se puede abrir entre Ankara y Bagdad ante la inminente visita del primer ministro turco, Binali Yildirim, a Irak.
"Esperamos mejorar nuestras relaciones con el Gobierno central de Irak y con el Gobierno regional kurdo", ha afirmado el viceministro en declaraciones al canal kurdo 'Rudaw'. Si bien Kurtulmus ha reconocido las tensiones existentes con Bagdad, ha señalado que estas se deben a la tensión que vive la región y ha declarado que Turquía tiene la intención de resolver los problemas que afectan a la zona.
"Esta visita puede forma una nueva base para la lucha conjunta contra el terrorismo y este esfuerzo conjunto va a fortalecer a ambos Gobiernos", ha apuntado.
Preguntado por la polémica presencia del Ejército turco en la ciudad de Bashiqa, al noreste de Mosul, Kurtulmus ha afirmado que fueron las fuerzas locales quienes pidieron ayuda a Turquía para hacer frente a los milicianos de Estado Islámico y ha explicado que las fuerzas turcas han entrenado a militares iraquíes y kurdos.
El pasado mes, el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, aseguró que Turquía ha prometido retirar su fuerzas de seguridad de la base militar de Bashiqa en el norte de Irak, tan pronto como Mosul sea liberada de Estado Islámico.
Las incursiones del Ejército turco han generado tensión entre Ankara y Bagdad desde que en 2007, el Parlamento turco permitiera a las Fuerzas Armadas intervenir en Irak para hacer frente a los grupos terroristas existentes en el país. En 2014, con la aparición de Estado Islámico, la misión se extendió a Siria.
Así, en el marco de las operaciones militares llevadas a cabo en la zona, Turquía envió en diciembre unos 150 efectivos y decenas de tanques al campo de Bashiqa, que se encuentra a unos 12 kilómetros de Mosul, bastión de Estado Islámico en el país. La presencia de las tropas y el desarrollo de la misión ha sido criticado en varias ocasiones por parte del Gobierno iraquí.