Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía pide celeridad para liberalizar visados y la UE replica que depende de Ankara

El ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha pedido este viernes a los 28 celeridad para poner fin a la exigencia de visados a los turistas turcos que quieran viajar a suelo comunitario, un objetivo que la UE ha dicho que también persigue pero que depende de que Ankara cumpla con los requisitos.
Cavusoglu ha recibido en Ankara a la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, y al comisario de Ampliación, Johanes Hahn, a quienes ha apremiado a que la UE cumpla con su parte de los compromisos.
"El trabajo nunca ha cesado y va a continuar", ha asegurado la jefa de la diplomacia europea, quien ha recalcado el compromiso mutuo de mantener la cooperación pese a las tensiones recientes.
Mogherini ha aprovechado la comparecencia ante la prensa para reiterar el apoyo de la Unión Europea a la legitimidad de las instituciones y autoridades turcas democráticamente elegidas, frente a la intentona golpista.
También ha expresado la importancia de que sean respetadas las libertades, la democracia y el Estado de derecho en la respuesta al golpe fallido.
Los 28 y Turquía acordaron el pasado marzo un plan común para contener el paso de inmigrantes irregulares y refugiados a la UE, que incluye una ayuda inicial de 3.000 millones de euros para que las autoridades turcas atiendan a los refugiados y avanzar en la exención de visados y en las negociaciones de adhesión.
En una rueda de prensa conjunta, Cavusoglu ha subrayado que se trata de acuerdos que "están conectados" y que "no es aceptable" para su país que se bloquee alguna de las partes.
En la misma línea, el ministro para Asuntos de la UE turco, Ömer Çelik, ha lamentado que algunos de los Estados miembros estén usando las relaciones con Turquía como instrumento de "política nacional".
Por su parte, el comisario de Ampliación ha advertido de que las condiciones para levantar la exigencia de visados son claras e invariables, por lo que el calendario "depende" del Gobierno de Erdogan.
Hahn se refiere a los cinco criterios del total de 72 que aún debe cumplir Turquía antes de que los Estados miembros den su visto bueno, por unanimidad, al fin de los visados. La reforma de la ley antiterrorista que exige la UE para cumplir con sus estándares y que Ankara se niega a asumir es uno de los principales escollos.
La cuestión chipriota es también uno de los "problemas", según han admitido las dos partes, si bien desde el lado turco han subrayado que ninguno de los criterios está directamente ligado.
Mogherini ha revelado que el conflicto turcochipriota ha sido uno de los asuntos abordados durante el encuentro y que ambas partes se han mostrado confiadas en la posibilidad de una