Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tensión se dispara en Turquía tras la masacre de Suruç

El gobierno turco anuncia más medidas de seguridad y culpa de la matanza en la ciudad de Suruç, en la frontera con Siria, al Estado Islámico. Ningún grupo terrorista ha reivindicado el atentado y la masacre ha movilizado por todo el país, a cientos de turcos. Los manifestantes culpan al Gobierno turco del atentado suicida que ha costado la vida de 30 personas. La policía ha intentado dispersar las protestas en Estambul con gases lacrimógenos y cañones de agua. En las manifestaciones que se han sucedido por otras ciudades turcas, se oyeron gritos contra el presidente Erdogan que, de visita en Chipre, ha condenado toda forma de terrorismo y ha reiterado la necesidad de un frente internacional para combatirlo.