Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía exige a Grecia la extradición de todos los militares que desertaron tras la intentona golpista

El Gobierno turco ha criticado la decisión de los tribunales griegos de extraditar solo a tres de los ocho militares que huyeron a Grecia tras el fallido golpe de Estado del 15 de julio y ha reclamado al país vecino que entregue a todos los desertores.
"Tenemos dificultades para entender la negativa a extraditar a cinco fugitivos mientras la extradición de los otros tres ha sido aprobada", ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores de Turquía, Hüseyin Müftüoglu, en un comunicado, recogido por el diario local 'Hurriyet'.
Müftüoglu ha pedido coherencia a la Justicia griega y que autorice la repatriación de los ocho militares, adelantando que las autoridades turcas agotarán los recursos legales previstos por el ordenamiento griego para conseguir su objetivo.
Un tribunal de apelaciones de Grecia falló el jueves en contra de la extradición de los dos últimos militares que estaban pendientes de resolución judicial. De los seis restantes, tres podrán ser extraditados y otros tres no, en base a fallos anteriores.
Los ocho militares --cuatro capitanes, dos comandantes y dos sargentos-- llegaron a Grecia la madrugada del 16 de julio en un helicóptero Black Hawk, una vez concluida la asonada militar, y solicitaron asilo político.
Los uniformados sostienen que estaban haciendo un patrullaje rutinario cuando estalló el golpe de Estado, impulsado por militares rebeldes. Según su versión, desconocían lo que estaba pasando y huyeron a Grecia porque la Policía les disparó desde tierra.
Las autoridades turcas, en cambio, argumentan que formaban parte del grupo de militares que se levantó contra el Gobierno. Entre los cargos en su contra hay incluso un intento de asesinato del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.