Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía exige a EEUU el cese de su enviado especial para la lucha contra Estado Islámico

El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha exigido este jueves a Estados Unidos que cese a su enviado especial para la coalición internacional que lucha contra el Estado Islámico en Siria e Irak, Brett McGurk, por su supuesta simpatía hacia los kurdos sirios, a los que Ankara vincula con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por Turquía, Washington y Bruselas.
"Brett McGurk (...) claramente está dando apoyo al PKK y a las Unidades de Protección Popular (YPG, las fuerzas kurdas de Siria). Sería bueno que esta persona fuera cambiada", ha sugerido en una entrevista concedida a la televisión turca NTV.
Este mismo jueves se ha difundido una fotografía que muestra a Cavusoglu en el norte de Siria junto a milicianos del PKK sobre los que pesan órdenes de busca y captura de la Policía Internacional (Interpol), según informa el diario turco 'Hurriyet'.
McGurk es el principal artífice de la alianza de Estados Unidos con las YPG, a las que Washington pretender armar para garantizar el éxito del asalto de los rebeldes sirios sobre Raqqa, la capital del autoproclamado califato de Estado Islámico. Fue nombrado por Barack Obama y Donald Trump ha decidido mantenerle en el cargo.
Interrogado sobre las armas que Washington pretende enviar a las YPG, Cavusoglu ha reconocido que es una fuente de conflicto en las relaciones bilaterales pero ha destacado que el nuevo Gobierno de Estados Unidos "es más sincero que el anterior", lo que permite llegar a acuerdos en asuntos en los que ambos países difieren.
Además, ha subrayado que, durante el encuentro mantenido esta semana en Washington por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y Trump, Estados Unidos garantizó a Turquía que las armas entregadas a las YPG se usarían solo para la ofensiva sobre Raqqa, no contra Ankara.