Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tsipras viaja por primera vez a Berlín

Cumbre de líderes europeos en BruselasEFE

Angela Merkel y Alexis Tsipras han tratado de desdramatizar la primera visita oficial del primer ministro griego a Berlín, pero el evidente escepticismo entre los aliados de la canciller alemana ha generado interpretaciones de los medios sobre un enfrentamiento digno de un "western".

Los medios de comunicación alemanes han otorgado al primer ministro izquierdista de Grecia el papel de forajido y a la conservadora canciller alemana el del "sheriff" que lucha por mantener unida a la zona euro.
"Cuando el bandido griego Alexis Tsipras se reúna con Angela Merkel -percibida como todopoderosa en muchos países-, toda Europa estará mirando embelesada", afirmó la edición dominical del 'Die Welt'. Por su parte, el 'Frankfurter Allgemeine' recordó a Tsipras que la UE "no es el lejano oeste".

Ambos líderes buscan evitar este escenario de confrontación. Aunque Merkel reconoció la semana pasada que ella y Tsipras hablarían "y quizás también discutirán", añadió que no sería un momento decisivo en el enfrentamiento entre Atenas.

Tsipras dijo al diario griego 'Kathimerini' que ve el encuentro, que incluirá una conferencia de prensa conjunta, como "una reunión que no estará 'bajo la presión' de las negociaciones".
En la cumbre de la semana pasada de la Unión Europea, Grecia se comprometió a cumplir con las exigencias de los acreedores para presentar un paquete de reformas económicas en cuestión de días y así poder desbloquear el dinero que necesita para evitar salir del euro, una perspectiva terrible para Alemania, la mayor economía de la eurozona.

Pese a las afirmaciones de Merkel de que no espera que Tsipras presente dichos compromisos cumplidos para la reunión de Berlín, su propia coalición exigió precisamente eso.

Los políticos alemanes se muestran abiertamente escépticos acerca de los nuevos líderes griegos, y entre ellos ninguno más que el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, que ha chocado varias veces con su homólogo griego, Yanis Varoufakis. Schaeuble dice que Atenas ha "destruido completamente la confianza de sus socios europeos".


"Espero que (Tsipras) presente su lista en las negociaciones con la canciller el lunes", dijo Thomas Oppermann, líder parlamentario del Partido Social Demócrata (SPD), socio de coalición de Merkel. "Quiero saber de una vez si Grecia está preparada para la reforma o no", añadió.

Pero el ministro de Economía, Sigmar Gabriel, líder del SPD, señaló que no estaba seguro de si Tsipras podría cumplir con el plazo final. "Debe hacerlo pero no sé si podrá ya mañana", dijo.
Con Berlín preparado para que Grecia vuelva a pedir más ayuda en cuestión de meses, los seguidores de Merkel se ven poco propensos a dar su aprobación a un tercer rescate sin tener evidencia real de progreso en las reformas.