Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump: "Es muy triste lo que está pasando en Venezuela"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha considerado este jueves que "es muy triste lo que está pasando en Venezuela", en sus primeras palabras sobre la crisis política, económica y social que sufre la nación caribeña.
Trump ha hecho estas declaraciones en la breve charla que ha tenido con los medios de comunicación a la llegada del presidente argentino, Mauricio Macri, a la Casa Blanca.
El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, ya expresó la semana pasada la "preocupación" del Gobierno Trump por Venezuela. "El Gobierno de Nicolás Maduro está violando su propia Constitución y no está permitiendo a la oposición que se organice de modo que pueda expresar su opinión al pueblo venezolano", criticó.
En respuesta, la ministra de Exteriores venezolana, Delcy Rodríguez, reprochó el "intervencionismo sistemático" de Estados Unidos. "Preocupan igualmente a Venezuela las políticas migratorias contra ciudadanos latinoamericanos en Estados Unidos" y "las recientes bombas lanzadas sobre Siria y Afganistán", dijo.
CRISIS EN VENEZUELA
La tensión política en Venezuela alcanzó un nuevo pico el pasado marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional --controlada por la oposición desde 2016-- y dejó sin inmunidad parlamentaria a los diputados.
El Gobierno de Maduro ordenó dar marcha atrás en ambas decisiones, algo que el TSJ cumplió, pero la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) consideran que se ha producido una "ruptura del orden constitucional" que requiere elecciones anticipadas.
Desde entonces, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no ha dejado de convocar manifestaciones multitudinarias que han acabado en duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Según el balance oficial, 29 personas han muerto a causa de la violencia, entre ellas once por saqueos, y cerca de 1.300 han sido detenidas.