Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump traslada a Trudeau sus condolencias por el atentado contra una mezquita en Quebec

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha mantenido una conversación telefónica con el presidente estadounidense, Donald Trump, quien este lunes le ha trasladado sus condolencias por el atentado perpetrado este domingo contra una mezquita en Quebec en el que han muerto seis personas y otras ocho han resultado heridas.
"El presidente Trump ha expresado sus condolencias al primer ministro y al pueblo de Canadá tras el trágico tiroteo en el centro cultural islámico de Quebec, ubicado en la ciudad homónima, y se ha ofrecido a suministrar cualquier asistencia que necesite" el país, ha señalado en un comunicado el departamento del primer ministro.
En el comunicado, muy breve, no se ha hecho mención de ningún otro asunto que hayan tratado los presidentes, tal y como ha recogido la cadena de televisión canadiense CBC.
Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha señalado que se trata de "otro acto de violencia sin sentido que no puede ser tolerado", condenándolo en los términos "más enérgicos".
Asimismo, Spicer ha aprovechado para defender la reciente orden ejecutiva aprobada en materia migratoria, señalando que el ataque de Quebec "es un terrible recordatorio de por qué debemos seguir atentos y de por qué el presidente (Donald Trump) está dando pasos proactivos en lugar de reactivos cuando se trata de la seguridad de nuestro país".
Con estas declaraciones se ha referido a la orden firmada por Trump este viernes que contiene "medidas de veto" para impedir que entren al país terroristas procedentes de países de mayoría musulmana.
La medida, que suspende las concesiones de estatus de refugiado e impone una moratoria provisional a la entrada de ciudadanos de Irán, Irak, Siria, Yemen, Sudán, Somalia y Libia, provocó que cerca de una treintena de pasajeros fueran detenidos o enviados de vuelta a sus países de origen este mismo sábado desde cuatro aeropuertos estadounidenses.
"Por supuesto estamos rezando por los heridos en el ataque y mantenemos un estrecho contacto con las autoridades de Quebec y de Canadá", ha añadido.
Hombres armados irrumpieron en torno a las 22.40 (hora local) del domingo en una mezquita de Quebec y desataron un tiroteo que se saldó con seis personas muertas y otras ocho heridas, cinco de ellas en estado grave, de acuerdo con el último balance.
Las fuerzas de seguridad dieron por controlada la situación tres horas después. "El edificio está asegurado y los ocupantes han sido evacuados. Continúa la investigación", dijo la Policía de Quebec, en un mensaje difundido a través de su cuenta oficial de la red social Twitter.
Trudeau ha afirmado que se trata de un "atentado terrorista dirigido contra los musulmanes", al tiempo que ha prometido proteger a "todos los canadienses", recalcando la importancia de esta comunidad religiosa.