Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump revisa los límites a la explotación de petróleo y gas en alta mar

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este viernes una orden ejecutiva para reducir los límites a la explotación de los yacimientos de petróleo y gas en alta mar, lo que implica la revisión de las medidas adoptadas por su predecesor, Barack Obama, tras el masivo vertido de crudo en el golfo de México en 2010 Siete años después de que explotase la plataforma Deepwater Horizon y del vertido de la cantidad equivalente a 4,9 millones de petróleo, Trump ha firmado un decreto con el que quiere potenciar la extracción de recursos en los océanos Atlántico, Pacífico y Ártico.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este viernes una orden ejecutiva para reducir los límites a la explotación de los yacimientos de petróleo y gas en alta mar, lo que implica la revisión de las medidas adoptadas por su predecesor, Barack Obama, tras el masivo vertido de crudo en el golfo de México en 2010
Siete años después de que explotase la plataforma Deepwater Horizon y del vertido de la cantidad equivalente a 4,9 millones de petróleo, Trump ha firmado un decreto con el que quiere potenciar la extracción de recursos en los océanos Atlántico, Pacífico y Ártico.
El presidente ha instado al Departamento del Interior a "reconsiderar" las regulaciones adoptadas después de uno de los peores desastres medioambientales de la historia de Estados Unidos. La medida va encaminada a reducir las zonas protegidas, en aras de la creación de empleo y del crecimiento económico.
"Nuestro país está bendecido con increíbles recursos naturales", ha destacado Trump, que ha lamentado las trabas impuestas sobre el 94 por ciento de los yacimientos en alta mar, "cerrados para la exploración y la producción". El presidente ha recalcado que se limita a cumplir una promesa y espera que, con esta orden, se creen "miles y miles de trabajos bien pagados" y se generen "miles de millones de dólares" en riqueza.
El secretario del Interior, Ryan Zinke, también abogó el jueves por estos cambios: "Es mejor producir energía aquí que ser rehenes de entidades extranjeras".