Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump aboga por priorizar a los inmigrantes cualificados y que hablen inglés para la 'tarjeta verde'

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dado su apoyo a una propuesta de ley que plantea reducir a la mitad el número de inmigrantes que llegan al país de forma legal mediante un sistema "basado en el mérito" que tiene en cuenta la cualificación y el nivel de inglés de los demandantes.
Junto a los senadores Tom Cotton y David Perdue, Trump ha alabado una ley que plantea revisar el sistema con el que se concede la 'tarjeta verde' --de residencia permanente--, basado en el azar, e introducir uno nuevo consistente en un sistema de puntuación. De esta forma, se tendrán en cuenta factores como el idioma, la educación, la edad y las capacidades laborales.
La reforma, que plantea reducir esta inmigración legal a la mitad en un plazo de diez años, también incluye restricciones para el reagrupamiento familiar y la recepción inmediata de prestaciones sociales en Estados Unidos. "Eso es algo importante. No van a venir e inmediatamente obtener ayudas", ha destacado Trump.
El presidente confía de esta forma en instaurar un sistema que, por una parte, reduzca las actuales cifras migratorias y, por otra, favorezca la llegada de personas capaces de "contribuir" al desarrollo de la economía nacional. Para Trump, esta reforma facilitaría la integración y que los nuevos ciudadanos "logren el sueño americano", según medios norteamericanos.
Con este mensaje, Trump parece arrojar algo de luz en su ambigua posición sobre la inmigración legal, sobre la que no ha emitido mensajes tan claros cómo los pronunciados contra los inmigrantes que llegan y residen en Estados Unidos de forma irregular. Varios medios le han recordado en los últimos meses los miles de visados solicitados para trabajadores en sus múltiples establecimientos.