Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump pone en peligro la lucha contra el cambio climático

Este acuerdo histórico puede convertirse en papel mojado si Trump decide retirar a Estados Unidos del pacto. Si adopta la postura más radical podría hacerlo en un año sin la aprobación del Congreso. Es el gran temor de los medioambientalistas y de la comunidad científica. "En los próximos cuatro años con los negacionistas que ha puesto al frente Donald Trump, peligra nuestro futuro y peligra París. Ahora mismo el gobierno es una petrolera", asegura Pilar Marcos, portavoz de Greenpeace. 

Y es que Rex Tillerson, el nuevo jefe de la diplomacia, lleva cuatro décadas en el negocio del crudo. Junto a él gestionaran las políticas verdes Scott Pruitt, crítico feroz con la Agencia de Protección Ambiental, y Rick Perry, gestor de un oleoducto. Ahora otros como la UE o la propia China tienen que tirar del carro de la lucha contra el calentamiento global. Inquietud también en la industria del automóvil. El magnate amenaza a grandes compañías como Toyota con sanciones y altos aranceles si mantienen su producción en México. Un anuncio que ya ha surtido efecto: el gigante estadounidense Ford ha cancelado una inversión de 1.600 millones de dólares en el país azteca para destinar 700 a su planta de Michigan. Como quiere Trump, el dinero se queda en casa.