Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump endurece la política de EEUU hacia Cuba para frenar la "opresión comunista"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este viernes desde La Pequeña Habana, en Miami, un endurecimiento de la política hacia Cuba para frenar la "opresión comunista", dando marcha atrás en el acercamiento iniciado en 2014 por la Administración de Barack Obama, que sirvió para aliviar la situación económica del pueblo cubano.
"Con efecto inmediato, cancelo la política unilateral de la Administración anterior hacia Cuba", ha dicho Trump desde el Teatro Manuel Artime, arropado por numerosos miembros de la comunidad cubanoamericana que, aunque divida, se decanta mayoritariamente por mantener la presión sobre el régimen 'castrista'.
"La nueva política reafirma el embargo" comercial, económico y financiero que Estados Unidos impuso a Cuba en los años 60, estrechando el cerco sobre los negocios controlados por la élite militar, y aumenta el control sobre los viajes de estadounidenses a la isla caribeña, ha explicado.
Trump ha justificado el golpe de timón por el estado de los derechos y las libertades fundamentales en Cuba que, según ha denunciado la disidencia interna en estos casi tres años, no ha hecho más que empeorar a pesar del diálogo entre Washington y La Habana.
El magnate neoyorquino ha recordado "el sufrimiento de los cubanos" de las últimas décadas y ha prometido que, como nuevo presidente de Estados Unidos, no guardará silencio. "Denunciaré los crímenes del régimen de Castro (...) Sabemos lo que pasa y recordamos lo que pasó", ha remachado.
No obstante, la Casa Blanca ha decidido mantener el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, que permitió abrir de nuevo las embajadas, así como los viajes de familiares y las remesas que los cubanoamericanos envían a sus parientes.
De esta forma, Trump ha dejado la puerta abierta a una posible mejora de las relaciones. "Cuando los cubanos den pasos concretos, estaremos listos y seremos capaces de volver a la mesa para negociar un acuerdo que será mucho mejor", ha afirmado. "Retamos a Cuba a venir a la mesa con un nuevo acuerdo en interés de su pueblo y el nuestro", ha recalcado.