Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pulsos de Donald Trump

Donald Trump no da tregua a las empresas fabricantes de automóviles. Si el martes amenazó a General Motors y logró que Ford abandonara sus planes de inversión en México, ahora el nuevo objetivo del presidente electo es Toyota. Amenaza al fabricante japonés con aranceles si sigue adelante con la construcción de su nueva planta al otro lado de la frontera. La guerra entre Trump y la industria automovilística se suma a otro choque frontal, el del presidente electo con los servicios de inteligencia