Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump dice que no le gusta Twitter y que se ve obligado a usarlo para "corregir" a la prensa "deshonesta"

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que no le gusta utilizar la red social Twitter pero que se ve obligado a hacerlo porque la prensa es "deshonesta" y él tiene que escribir sus mensajes para "corregir" a los periodistas.
"A mí no me gusta 'tuitear'. Tengo otras cosas que podría estar haciendo", ha explicado el próximo mandatario de Estados Unidos, en una entrevista concedida a la cadena de televisión Fox News. "Pero la prensa me trata de forma deshonesta, de forma muy deshonesta, y es la única forma en la que puedo expresarme y corregir", ha asegurado.
Trump ha explicado que con las redes sociales va a estar en contacto con "cerca de 50 millones de personas", entre Twitter, Facebook e Instagram, por lo que si alguien le "malinterpreta", confía en tener al menos "un modo de decir que es una declaración falsa". "Si la prensa fuera honesta, que no lo es, no usaría Twitter en asboluto. No tendría que hacerlo", ha subrayado.
El presidente electo también ha hablado de la posibilidad de trasladar la sala de prensa de la Casa Blanca a otra estancia y ha dicho que lo habían estudiado porque tienen muchas solicitudes de periodistas para la cobertura informativa y hay poco espacio.
"La sala es muy pequeña y simplemente queríamos trasladarla a otra estancia mayor, en otra zona nueva, no en la misma zona y la prensa se volvió loca. Entonces yo dije: no la traslademos", ha indicado, antes de advertir de que "algunas personas" de los medios no accederán a la sala de prensa de la Casa Blanca porque hay "demasiados" periodistas que quieren estar acreditados.
"Tendremos que elegir y decidir las personas que podrán estar en la sala (de prensa) y seguro que habrá personas que se quejen", ha asegurado. El presidente electo ha subrayado que su equipo había ofrecido una sala de prensa con más capacidad y se ha mostrado seguro de que los reporteros "suplicarán" finalmente que les lleven a una estancia más grande.