Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump insta a China a quedarse el submarino no tripulado "que robaron" en el mar Meridional

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado en un mensaje en la red social Twitter que China debería quedarse el submarino no tripulado que se incautó Pekín, ilegalmente según Washington, y que ha supuesto un nuevo foco de tensión entre ambas potencias por el Mar de China Meridional .
"Deberíamos decirle a China que no queremos el dron que nos robaron. Dejad que se lo queden", ha publicado el magnate estadounidense en su cuenta.
Este sábado, Estados Unidos pidió al Gobierno chino pidió la devolución inmediata del submarino a la cual China ha accedido no sin antes lamentar las dimensiones exageradas, a su juicio, que ha adquirido el incidente.
"Tras las pertinentes verificaciones", ha declarado el portavoz del Ministerio de Defensa chino Yang Yujun, "China ha decidido entregar el submarino a Estados Unidos a través de los canales adecuados".
"En este proceso hemos estado en permanente comunicación con Estados Unidos pero", añadió no obstante el portavoz, "el bombo unilateral y público que le ha dado la parte estadounidense a esta situación ha sido contraproducente e inapropiado, cosa que lamentamos".
Este incidente se suma a las tensiones en el Mar de China Meridional por las islas Spratly, siete pequeños islotes que China ha unido para erigir un archipiélago artificial en el que ha colocado instalaciones militares.
El gigante asiático se disputa la soberanía de estas aguas con varios vecinos regionales, que han denunciado el expansionismo territorial de Pekín. China ha advertido a Estados Unidos en contra de inmiscuirse en este asunto.
Además, China ha reiterado en los últimos días que la política de 'una sola China' es un requisito previo para cualquier país que mantenga relaciones diplomáticas con el gigante asiático, un principio diplomático que Trump violó con su iniciativa a principios de diciembre de contactar con Taiwán sin contar con China.