Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump viaja a Arabia Saudí para firmar un contrato millonario de venta de armas

A pesar de que Donald Trump acusó durante toda su campaña electoral a Arabia Saudí de ser la mano negra que estaba detrás de los atentados del 11-S, su primer viaje fuera de Estados Unidos ha sido a Riad. No se trata de algo personal, sólo son negocios: firmará un contrato de venta de armas con los saudíes por valor de 110.000 millones de dólares. 

El acuerdo lo ha conseguido su principal asesor, es decir, su yerno Jared Kushner, que también ha llegado a Riad de la mano de otra de las asesoras del presidente es decir, su esposa Ivanka Trump. El presidente estadounidense ya se ha entrevistado con el Rey Salman y durante su estancia ofrecerá un discurso ante 50 líderes de países árabes a los que quiere transmitir su visión pacífica del islam y que su lucha sólo es contra el islamismo radical. Curiosamente lo hará en un país que no contempla más derechos humanos que los que rige la estricta ley islámica. 

Además, cenará con la familia real saudí; y después, sólo los hombres, asistirán al concierto de música country del cantante estadounidense Toby Keith, que amenizará la velada con sus composiciones declaradamente etílica como ‘yo amo este bar’ o ‘cerveza para mis caballos’ en un país donde está prohibido beber alcohol. 

Este viaje puede que le haga olvidar al presidente Trump el lío que ha dejado en Washington tras el despido del jefe del FBI James Comey, por investigar las conexiones de su equipo de campaña con Rusia. A los 10 minutos de despegar el Air Force One el New York Times publicaba que Trump confesó al Ministro de Exteriores ruso en el despacho oval que despidió a James Comey porque estaba loco y era un colgado, y pocos minutos después el Washinton Post informaba que el FBI estaba investigando a un estrecho colaborador del presidente relacionado con el espionaje ruso. 

De esta forma, el clan presidencial ha iniciado su primera  gira internacional que les llevará también por Jerusalen, Belén, el Vaticano, Bruselas y terminará el viernes en Sicilia con la cumbre del G-7.