Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Treinta personas han muerto carbonizadas en el interior de sus vehículos en Portugal

Más de 60 muertos y decenas de heridos deja el peor incendio de los últimos tiempos en Portugal, que continúa activo en cuatro frentes. El fuego comenzó la tarde del sábado, cerca de la localidad de Pedrogao Grande, en el centro del país, y en poco tiempo se propagó debido a la baja humedad, las temperaturas superiores a los 40 grados y el viento. La zona por la que se extendió, cuenta con varias aldeas cercanas, por lo que muchas personas se vieron obligadas a abandonar sus casas que poco tiempo fueron pasto de las llamas. De los fallecidos, 30 personas lo hicieron dentro de sus vehículos cuando trataban de huir. La carretera se convirtió en un infierno sin salida, donde familias enteras, según las autoridades lusas, perecieron en sus coches. Otros 17 han sido encontrados en zonas aledañas  y 10 cadáveres más, en zonas cercanas a las viviendas. Por el momento todos los muertos son civiles, pero entre los heridos en estado crítico hay cuatro bomberos y un niño.