Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trasladan a unos 220 presos de la prisión de Natal en la que murieron 26 personas

La Policía Militar de Brasil ha trasladado este miércoles a cerca de 220 presos de la Penitenciaría Estatal de Alcaçuz, ubicada en Natal, la prisión más grande del estado donde el pasado fin de semana un nuevo motín dejó 26 muertos.
Todos ellos pertenecen al grupo criminal Sindicato do Rio Grande do Norte, involucrado en el motín, y serán trasladados a la prisión de Parnadirim y al centro provisional Raimundo Nonato, para después ser sustituidos por un total de 230 presos que no formen parte de ningún grupo organizado.
"Hemos traído a Alcaçuz a presos de 'posición neutra' --como se les conoce a los que no forman parte de ninguna banda-- y con eso acreditamos que la unidad se podrá quedar más tranquila", ha señalado el secretario de Seguridad Pública y Defensa Social de Rio Grande do Norte, Caio Bezerra, según declaraciones recogidas por Agencia Brasil.
La prisión de Alcaçuz, ubicada a 25 kilómetros de Natal, cuenta con más de 1.000 presos pese a tener capacidad para solo 620, según datos del Ministerio de Justicia brasileño.
Bezerra ha explicado que no ha sido posible reducir el número de reos de Alcaçuz debido a que dentro del sistema carcelario del estado se está enfrentando a numerosas huelgas.
En las últimas semanas se han producido varios motines con muertos en prisiones brasileñas, el más grave el ocurrido a principios de año en una prisión de Manaos en el que murieron 54 presos y se fugaron un centenar de reclusos.