Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Torrealba asegura que su decisión de no sentarse con el Gobierno este martes "tuvo efecto positivo"

El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) venezolana, Jesús 'Chúo' Torrealba, ha asegurado este martes que su decisión de no sentarse en la mesa de diálogo con el Gobierno de Nicolás Maduro ha tenido un "efecto positivo" y que han conseguido que se le presenten "propuestas" para "relanzar" la negociación.
La coalición decidió no reunirse con el Gobierno de Caracas este martes si no se cumplía con lo acordado previamente.
"Tuvo efecto positivo la doble presión ejercida sobre el Gobierno nacional", ha afirmado el secretario ejecutivo de la MUD en declaraciones a la prensa, tras celebrar un encuentro con los mediadores del diálogo --el conocido como 'trío de expresidentes', el Vaticano y la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR)--.
"Por un lado, (la presión de) la Santa Sede, del Vaticano, a través de la carta de monseñor (Pietro) Parolín, y la ejercida por la MUD a través de su decisión de no sentarse con el Gobierno hasta que no haya cumplimiento de lo acordado", ha explicado.
Así, ha señalado que se la coalición opositora se ha reunido "con los facilitadores" del diálogo, pero que "no hubo reunión con el Gobierno". Sin embargo, ha subrayado que se les han presentado "una serie de propuestas para relanzar el diálogo y que sea útil", sin dar más detalles al respecto.
"Hubo un punto de inflexión en el proceso de diálogo nacional, que estaba amenazado de muerte por el incumplimiento del Gobierno", ha continuado Torrealba.
"Hoy, 6 de diciembre, cuando se cumple un año del triunfo del pueblo democrático, esta es la noticia que le tenemos al país y al mundo: la doble presión ejercida ha surtido efecto.
Hace precisamente un año la oposición se hacía con el control de la Asamblea Nacional en unas elecciones parlamentarias, momento desde el cual el Gobierno de Nicolás Maduro ha desconocido la práctica totalidad de los actos emanados de la sede legislativa.
En este contexto, agravada la situación que vive el país, el Gobierno y la MUD instalaron el 30 de octubre en Isla Margarita una mesa de conversaciones para superar la crisis política, económica y social, con la mediación del Vaticano y de UNASUR, en nombre de quien actúan los expresidentes de España José Luis Rodríguez Zapatero, de República Dominicana Leonel Fernández y de Panamá Martín Torrijos.