Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Timochenko' asegura que la aprobación del 'fast track' es "un paso más hacia la paz"

El jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverri, alias 'Timochenko', ha considerado que la aprobación del 'fast track' para acelerar el trámite parlamentario del acuerdo firmado con el Gobierno es "un paso más hacia la paz".
"Colombia avanza un paso más hacia la paz con la decisión de la Corte (Constitucional)", ha escrito el líder insurgente en Twitter después de que el alto tribunal avalara este martes el Acto Legislativo para la Paz, conocido popularmente como 'fast track'.
El Acto Legislativo para la Paz, aprobado el pasado julio por el Congreso, crea un procedimiento especial para las reformas jurídicas propiciadas por los textos de La Habana que reduce de ocho a cuatro los debates parlamentarios y concede facultades especiales al presidente.
Las discusiones sobre el acuerdo de paz se limitarán a dos en la Cámara de Representantes y dos en el Senado y en ningún caso podrán modificar su contenido, solamente transformarlo en leyes, a no ser que cuenten con el visto bueno del presidente, Juan Manuel Santos.
A este respecto, los magistrados han matizado que todas las normas jurídicas que se aprueben en este 'fast track' quedarán supeditadas al control de la Corte Constitucional, que conserva su poder de evaluar su adhesión a la Carta Magna.
"Cuando todas las piezas de ese mecanismo se articulan puede observarse que su objetivo es lograr la paz, fin imperioso del orden constitucional", reza la ponencia del caso que el alto tribunal ha avalado este martes.
NUEVO ACUERDO DE PAZ
Las dos cámaras del Congreso han ratificado el nuevo acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC el mes pasado, que sustituye al suscrito el 26 de septiembre, rechazado por los colombianos en el plebiscito del 2 de octubre.
Gobierno y FARC afirman que el nuevo documento incluye las propuestas de la campaña del 'no', pero los críticos del proceso de paz aseguran que las partes han evitado las reformas estructurales que los colombianos reclamaron en las urnas.
Para evitar un nuevo fiasco electoral, el presidente colombiano anunció que esta vez la refrendación del acuerdo de paz correspondería al Congreso, que será también el encargado de aplicar su contenido.
Las partes han defendido que el 'fast track' es necesario para implementar cuanto antes lo pactado en La Habana, dado que la actual tregua bilateral expira el próximo 31 de diciembre y han empezado a producirse las primeras violaciones.