Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tillerson y Lavrov se reúnen para enmendar la relación tras las nuevas sanciones de EEUU a Rusia

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, y el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, se han reunido este domingo por primera vez desde que Washington adoptara nuevas sanciones contra Moscú para tratar de enmendar la relación bilateral.
Tillerson y Lavrov se han encontrado en Manila, en el marco de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) que se celebra este fin de semana en la capital filipina.
"Hemos notado la disposición de nuestros colegas estadounidenses a seguir con el diálogo. Creo que no hay alternativa", ha dicho el jefe de la diplomacia rusa en declaraciones a los medios de comunicación.
Lavrov ha revelado que Tillerson se ha interesado sobre todo en la respuesta que dará el Kremlin a la nueva tanda de sanciones, según informa la agencia de noticias rusa Sputnik.
Los cancilleres ya hablaron por teléfono el pasado jueves, pero entonces trataron principalmente sobre temas internacionales y acordaron que las cuestiones espinosas de la relación bilateral las abordarían en persona.
El Congreso de Estados Unidos aprobó una ley con más sanciones contra Rusia y el presidente, Donald Trump, la firmó el miércoles, dándole así plena validez, a pesar de que desde la propia Casa Blanca habían reconocido que esta iniciativa parlamentaria era contraria a los "esfuerzos" de las partes para normalizar la situación.
Washington y Moscú confiaban en que la llegada de Trump a la Casa Blanca, el pasado 20 de enero, permitiera reconstruir los vínculos, dañados durante la Administración de Barack Obama. Sin embargo, ahora ambos países coinciden en que sus relaciones pasan por un "mínimo histórico" "muy peligroso".
CONTENIDO
La nueva normativa prohíbe a individuos y empresas de Estados Unidos el suministro de maquinaria y servicios para nuevos proyectos de exploración y producción en aguas profundas, en la plataforma marítima del Ártico o proyectos de esquisto con participación de un 33 por ciento o más de empresas rusas sujetas a sanciones.
También permite a Trump restringir las inversiones, ventas, alquileres o entregas de servicios y bienes para la construcción de gasoductos y oleoductos destinados a la exportación en proyectos con un valor de mercado de al menos un millón de dólares, o que cubran un período de doce meses y tengan un valor agregado de más de cinco millones de dólares.
La ley ha suscitado suspicacias en países europeos con intereses empresariales vinculados a Rusia, ya que no descarta sanciones contra las compañías que colaboren en proyectos energéticos como el Nord Stream 2, que prevé la instalación de tuberías de gas hasta Alemania con capacidad para transportar 55.000 millones de metros cúbicos de gas al año.