Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Theresa May; "Hay demasiada tolerancia con el extremismo en nuestro país”

Con gesto muy serio Theresa May se ha dirigido a los británicos; "Anoche, nuestro país fue víctima de un brutal ataque terrorista otra vez". Su mensaje se resume en la contundencia de esta frase: "¡Ya basta!"

El de anoche es el tercer atentado que los británicos sufren en tres meses, tras los del puente de Westminster y el de Manchester hace dos semanas. Según ha afirmado May, no están conectados, pero los servicios secretos detectan una nueva tendencia.

"El terrorismo alimenta el terrorismo y los autores se inspiran para atacar no solo en sus planes cuidadosamente trazados después de años de entrenamiento y planificación. Tampoco solo por los lobos solitarios que se radicalizan en Internet, sino también copiándose unos a otros y empleando los métodos más crueles para atacar"

May ha aclarado que los cinturones de explosivos de los tres terroristas eran falsos, los llevaban solo, ha explicado, para fomentar el terror.

Desde marzo, ha dicho la Primera Ministra, los servicios de Inteligencia han abortado cinco ataques, todos los partidos excepto el UKIP han suspendido hoy la campaña.

Estoy horrorizado, ha dicho el líder laborista Jeremy Corbyn, quién reanudarán mañana la campaña porque “la democracia debe prevalecer. Si dejamos que estos ataques destrocen la democracia todos perdemos."

El alcalde de Londres, destrozado y enfadado dice que no permitirá que los terroristas ganen y consigan acobardar a los londinenses.

Pero las cosas tienen que cambiar, dice May, dispuesta a revisar la estrategia antiterrorista del país y a evitar que el radicalismo islamista germine en Internet. "Para ser honesta, hay demasiada tolerancia con el extremismo en nuestro país”

Sus últimas palabras han sido toda una declaración de intenciones; "Debemos unirnos, remar en la misma dirección, unidos conseguiremos vencer a nuestros enemigos"

Decidida y enfadada, Theresa  May se mete en el 10 de Downing Street, a sólo cuatro días de las elecciones.