Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dramático rescate de 39 inmigrantes al borde de la asfixia en un camión en Texas

La policía de Texas ha liberado a 39 inmigrantes que viajaban hacinados y sin ventilación, en el remolque de un camión, procedentes de Guatemala, El Salvador y México. A punto de las asfixia y transportados como ganados iban 28 hombres, siete mujeres y cuatro niños, todos a punto de desvanecerse y con principios de deshidratación. El conductor, de 33 años,  pudo ser detenido y  se enfrenta a una pena de 10 años por tráfico de inmigrantes indocumentados.

Los 39 inmigrantes, procedentes de Guatemala, El Salvadro y México, viajaban como ganado, hacinados en un camión, sin apenas sitio para moverse ni aire para respirar, en busca del sueño americano.
La policía ha podido rescatarles a tiempo. Bajan del remolque desesperados, angustiados, prácticamente sin oxígeno para respirar y sin fuerzas para mantenerse en pie. Con la certeza de que no conseguirán quedarse en Estados Unidos de forma ilegal pero sabiendo que, al menos, han salvado la vida.
El conductor del camión, de 33 años, ha sido detenido y se enfrenta a una pena de 10 años por tráfico de inmigrantes indocumentados.
Refuerzo de la frontera
Antes de que salieran a la luz estas imágenes, el gobernador del estado de Texas, Greg Abbott, reclamaba al Gobierno de Barack Obama el envío de más agentes para reforzar la Patrulla Fronteriza, así como de equipos de vigilancia aérea, para frenar el flujo de inmigrantes indocumentados que buscan llegar a Estados Unidos.
"Los cruces ilegales usualmente sirven como camuflaje para que las organizaciones criminales transnacionales traigan drogas, realicen tráfico humano, secuestros y otros delitos", ha señalado Abbott en una carta enviada al Departamento de Seguridad Nacional.
Según los datos de la Patrulla Fronteriza, cerca de 10.000 familias inmigrantes y menores no acompañados fueron detenidos en agosto de 2015, lo que supone un incremento del 50 por ciento respecto al año anterior. Todo ello pese al plan de seguridad elaborado por el Ejecutivo local, que tuvo un coste de 800 millones de dólares.