Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tercera jornada de combates entre el Ejército sirio y milicias islamistas en el valle de Barada

El valle de Barada, ubicado en los alrededores de la capital siria, Damasco, ha sido escenario este martes de la tercera jornada consecutiva de enfrentamientos entre el Ejército y milicias islamistas.
El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Londres y una red de informantes en el país árabe, ha indicado que los combates se han centrado en la zona noroccidental del valle.
Asimismo, ha indicado que el partido-milicia chií libanés Hezbolá --que combate del lado del Ejército sirio-- ha participado nuevamente en los enfrentamientos, en el marco de una ofensiva de Damasco por los cortes de agua en la principal ruta de suministro a la capital.
Barada es un punto caliente al tratarse de una posición fuertemente defendida por los rebeldes. El Gobierno sirio ha declarado que su intención es la de controlar el valle para garantizar el suministro de agua a la capital.
El presidente sirio, Bashar al Assad, acusó el lunes al grupo Frente Fatá al Sham --antiguo Frente al Nusra-- de estar bloqueando el suministro de agua a Damasco, recalcando que "más de cinco millones de civiles están sin agua desde hace tres semanas".
"El alto el fuego no afecta al Frente al Nusra o a Estado Islámico, y la zona en la que luchamos para liberar (...) está ocupada por el Frente al Nusra", resaltó.
Sin embargo, los rebeldes acusan al Ejecutivo de intentar alcanzar por la fuerza lo que no han conseguido con la negociación, en el marco de los acuerdos que el Gobierno y la oposición están firmando para despejar los alrededores de la capital.
Naciones Unidas advirtió el jueves de que el sabotaje del suministro de agua es un crimen de guerra, recordando que la canalización afectada supone el 70 por ciento del suministro de agua en la capital de Siria.
Este mismo lunes, la ONU cifró en 10.000 el número de desplazados a causa de los combates en la zona, entre ellos 7.500 que se han registrado con la Media Luna Árabe Siria en las zonas que controla el Gobierno.