Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército egipcio y grupos rebeldes se unen para dar un ultimátum a Morsi

El Ejército egipcio da 48 horas a los políticos para que cumplan demandanEFE

El jefe del Ejército egipcio, Abdelfatá al Sisi y el movimiento egipcio Tamarod (Rebelión) han coincidido en sendos llamamientos a la clase política dirigente para que dé un giro urgente antre la grave crisis institucional y social por la que atraviesa el país y que en los últimos días ha llevado a la calle a milles de ciudadanos a mostrar su indignación en unas protestas que, por el momento se han saldado con el lamentable recuento de 16 personas muertas y otras 781 heridas. Desde la presidencia de la República e ha pretendido dar una imafgen de normalidad al informar que Morsi ha mantenido una reunión con al Sisi y el primer ministro del país, Hisham Kandil.


Según Al Sisi, "el Ejército reitera su llamamiento a que se satisfagan las peticiones del pueblo y todas las partes tienen una oportunidad durante las próximas 48 horas para hacer frente a la carga de circunstancias históricas que el país está atravesando", ha dicho Al Sisi, antes de resaltar que las Fuerzas Armadas "no tolerarán ni perdonarán a ningún actor que evite cumplir con sus responsabilidades".
En este sentido, ha recordado que "el Ejército dio a todas las fuerzas políticas un plazo de una semana para que alcanzaran un acuerdo para salir de la crisis (...) habiendo pasado este periodo sin ningún gesto o acto (por parte de las mismas)".
"Esto ha llevado a la salida (a las calles) y a la insistencia de la población por conseguir la libertad total, lo que ha conseguido la admiración y el interés a nivel interno, regional e internacional", ha añadido, indicando que las manifestaciones "no han tenido precedentes".
"La pérdida de más tiempo solo traerá más división y luchas, por lo que advertimos en contra de la continuación de esta situación", ha valorado Al Sisi. "La seguridad nacional está en grave riesgo a causa de los acontecimientos que están teniendo lugar en el país y es el Ejército el que, en base a sus responsabilidades, ha de hacer frente a la situación para evitar estos riesgos", ha dicho.
Por ello, ha recalcado que "en caso de que las demandas de la población no se vean satisfechas en este periodo, será tarea del Ejército anunciar una 'hoja de ruta' para el futuro, en la que participarán todas las facciones políticas del país, incluyendo la juventud egipcia", ha remachado Al Sisi.
"Las Fuerzas Armadas no se verán involucradas en la política ni en la administración, ya que están satisfechas con su papel tal y como está recogido por las normas democráticas", ha recalcado el jefe del Ejército.
El comunicado del jefe del Ejército ha sido publicado apenas horas después de que los ministros de Turismo, Asuntos Parlamentarios, Telecomunicaciones y Medio Ambiente presentaran su dimisión, según han informado fuentes gubernamentales bajo condición de anonimato.
Ultimátum a Morsi
La tensión en la calle de Egipto también ha llevado al movimiento egipcio Tamarod (Rebelión) a exigir al presidente del país su renuncia.
"Damos a Morsi hasta el próximo martes, 2 de julio, a las 17.00 horas para abandonar el poder, con el fin de permitir que las instituciones estatales se preparen para unas elecciones presidenciales anticipadas", señala el grupo. De lo contrario, ha advertido de que "la desobediencia civil empezará el próximo martes a las 17.00 horas", según un comunicado recogido por la BBC.
El grupo, convocante de las movilizaciones masivas de este domingo contra Morsi, insta a las "instituciones del Estado, incluido el Ejército, la Policía y la Judicatura, a alinearse claramente con la voluntad popular que representan las multitudes".
Tamarod ha rechazado además las últimas propuestas de conciliación de Morsi. "En modo alguno aceptaremos medias tintas. No hay otra alternativa que el final pacífico del poder de los Hermanos Musulmanes y su representante, Mohamed Morsi", ha añadido.
Además, el movimiento Tamarod ha insistido en que las protestas antigubernamentales deben continuar de forma pacífica. "No permitiremos que ningún grupo terrorista arrastre a nuestra preciosa nación a una guerra civil", ha sostenido.
La campaña de Tamarod para la destitución de Morsi ha recogido más de 22 millones de firmas en apoyo a su petición, más de una cuarta parte de la población del país y muy por encima de los 13,2 millones de votos que dieron a Morsi la victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de junio de 2012. El domingo Tamarod convocó manifestaciones en todas las ciudades de Egipto que se han convertido en concentraciones indefinidas para exigir la dimisión de Morsi.
Respuesta de Morsi
Desde el palacio prsidencia se ha querido contrarrestar esta imágen de revuleta institiucional y se ha informado de que el presidente egipcio, Mohamed Morsi, se ha reunido con el jefe del Ejército, Abdelfatá al Sisi, y el primer ministro del país, Hisham Kandil. La noticia ha sido colgada en el perfil de Facebook de esta institución.