Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un empresario taiwanés pide perdón de rodillas a sus clientes

Así, de rodillas, pide perdón publicamente. Es el presidente de una empresa en Taiwán, que habría estado vendiendo aceite adulterado. Aceite procedente del reciclado de deshechos. Un último intento para probar su arrepentimiento: se lo bebe. Todo un escándalo, porque el aceite de esta empresa se encuentra en hasta 250 productos. Ahora, establecimientos y supermercados se disponen a deshacerse de estos. Y no queda aquí: su aceite también se exporta al extranjero, a más de 10 países. Entre ellos, Francia, Brasil, Estados Unidos y Nueva Zelanda. El primer ministro taiwanés también se ha disculpado, por la serie de escándalos sanitarios que han afectado a la isla en los últimos 3 años.