Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Golpe de Estado en Tailandia, el Ejército toma el control del Gobierno

El jefe del Ejército tailandés, general Prayuth Chan-ocha, ha anunciado este jueves que asume el control del Gobierno con el objetivo de restaurar el orden y sacar adelante reformas, dos días después de instaurar la ley marcial en el país asiático. A esto le ha seguido la imposición de un toque de queda desde las 22.00 horas a las 5.00 de las mañana y la detención de los líderes de las protestas.

Prayuth Chan-ocha lo ha revelado públicamente en un discurso televisado tras una reunión con todos los grupos políticos para tratar de encontrar una solución a seis meses de protestas antigubernamentales.
El general ha prometido que esto no afectará las relaciones internacionales de Tailandia, un importante destino turístico en Asia.
"Para que el país vuelva a la normalidad rápidamente, el Comité Nacional para el Mantenimiento de la Paz, integrado por el Ejército, las Fuerzas Armadas tailandesas, y la Fuerza Aérea y la Policía tienen que tomar el poder desde las 16:30 horas del 22 de mayo", ha explicado el general en su intervención.
Prayuth ha pedido a los ciudadanos que continúen con sus vidas cotidianas y ha asegurado que el Ejército ha asumido el control del Gobierno con el objetivo de restaurar el orden y sacar adelante reformas políticas.
En su intervención, en la que ha prometido que se mantendrán las relaciones con los demás países, Prayuth ha estado arropado por los jefes de los distintos cuerpos de seguridad y ha precisado que la decisión se ha tomado tras fracasar el diálogo entablado con los grupos rivales.
Ammnistía Internacional pide respeto a los derechos humanos tras la Ley Marcial
La recién impuesta Ley Marcial por el Ejército tailandés ha provocado polémica en organizaciones no gubernamentales por las restricciones a las libertades civiles entre otras medidas que afectan la vida de los ciudadanos.
Así lo ha manifestado la organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) que ha solicitado a las autoridades de Tailandia que garanticen que los Derechos Humanos son protegidos y respetados tras la imposición de la ley marcial en el país.

"La declaración de la ley marcial no ha de legitimar las violaciones de Derechos Humanos. Es crucial que el Ejército muestre la máxima moderación y respeto por las obligaciones de Tailandia con el Derecho Internacional", ha dicho el director para Asia de la organización, Richard Bennett.

En este sentido, AI ha expresado su "profunda preocupación" ante el hecho de que el Ejército ya haya hecho uso de sus poderes excepcionales para imponer numerosas restricciones, entre ellas la cancelación de las emisiones de diez cadenas de televisión y la prohibición de informar sobre asuntos "que puedan afectar a la seguridad nacional".