Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TUE avala que los Estados miembro nieguen el visado humanitario a quien quiera viajar a la UE para pedir asilo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha avalado este martes que los Estados miembro nieguen el visado humanitario a quien desee viajar a su territorio con intención de solicitar asilo.
La sentencia señala que el Derecho europeo, a través del Código de visados, establece únicamente las reglas para los visados de tránsito o estancias no superiores a 90 días, por lo que este caso queda fuera de su aplicación y le corresponde a los Estados miembro decidir.
En las conclusiones previas del abogado del TUE, publicadas hace un mes, el letrado consideró que el país estaría obligado a dar visado humanitario a quien corre riesgo de tortura, lo que abría la puerta a una vía de entrada legal a la Unión Europea para quienes aspiraban a lograr protección internacional del bloque.
Sin embargo, el Tribunal ha concluido en su sentencia que el código europeo se refiere a visados que no superen a los tres meses y que los expedientes que se refieren a visados o permisos de residencia de larga duración por razones humanitarias "sólo están sujetas al Derecho nacional".
El pronunciamiento responde a una consulta de los tribunales belgas, en donde las autoridades han negado el visado humanitario a una familia siria formada por un matrimonio y sus tres hijos, todos ellos residentes en Alepo.
En octubre de 2016 solicitaron en la Embajada de Bélgica en Beirut (Líbano) el visado humanitario y regresaron al día siguiente a su residencia en Siria, a la espera del documento que les permitiera escapar de Alepo y pedir asilo en Bélgica.
Uno de los miembros de la familia alegó haber sido secuestrado y torturado por un grupo armado, hasta que fue liberado a cambio del pago de un rescate. También argumentaron el riesgo de ser perseguidos por sus creencias religiosas, al ser de confesión cristiana ortodoxa, y la imposibilidad de lograr protección internacional en un país vecino.
La Oficina de Extranjería belga, sin embargo, negó el visado de validez territorial limitada para pedir asilo, porque consideró que ello probaba la intención de la familia de permanecer en Bélgica más de los 90 días que permiten estos visados.
Bélgica, además, sostiene que los Estados miembro no están obligados a admitir en su territorio a todas las personas que vivan una situación catastrófica.