Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TPI subraya a Gobierno y FARC la necesidad de que haya "sanciones efectivas"

La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda, ha celebrado este jueves el acuerdo de paz alcanzado entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pero ha subrayado que debe haber "sanciones efectivas" como parte esencial de la "rendición de cuentas" por los crímenes cometidos durante el conflicto armado.
"Es, sin lugar a dudas, un logro histórico para Colombia y para el pueblo colombiano, cuyas vidas se han visto profundamente afectadas por el conflicto armado de 52 años", ha dicho Bensouda sobre el acuerdo de paz, de acuerdo con un comunicado.
La fiscal jefe ha señalado que "marca el comienzo de un proceso a largo plazo que requerirá un esfuerzo decidido en su implementación". "Comparto la esperanza de que este acuerdo será la base para la construcción de una paz duradera en Colombia", ha confesado.
Bensouda ha destacado "la importancia fundamental de una auténtica rendición de cuentas --que por definición incluye sanciones efectivas-- en la consolidación de una paz sostenible". A este respecto, ha expresado su "satisfacción" por la ausencia de "amnistías e indultos para crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra".
"Como Estado parte del Estatuto de Roma, Colombia ha reconocido que los crímenes más graves constituyen una amenaza a la paz, la seguridad y al bienestar general del mundo, y ha afirmado su determinación para poner fin a la impunidad de sus autores", ha recordado.
Así, Bensouda ha indicado que "las legítimas aspiraciones de justicia" de las víctimas "deben ser atendidas plenamente, a través de medidas que aseguren que los responsables de sus sufrimientos sean genuinamente puestos a disposición de la justicia".
"Se espera que la Jurisdicción Especial para la Paz lleve a cabo esta función y se centre en los máximos responsables de los crímenes más graves cometidos durante el conflicto armado. Esta promesa de rendición de cuentas debe volverse una realidad", ha recalcado.
Además, ha aprovechado para insistir en que, "ante la apertura de un nuevo capítulo en la historia de Colombia en su búsqueda por la paz, continuará apoyando sus esfuerzos de conformidad con su mandato bajo el Estatuto de Roma con independencia, imparcialidad y objetividad".