Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suiza restringirá la entrada en el país de todos los ciudadanos de la UE

El Gobierno de Suiza ha decidido este miércoles restringir la entrada en el país de todos los ciudadanos de la Unión Europea tras activar la cláusula de salvaguarda de la libre circulación de personas, según informan los medios helvéticos. La medida entrará en vigor el próximo 1 de mayo y se aplicará por espacio de un año.

El Consejo Federal ha cedido así a las presiones de la derecha y, además de mantener las restricciones que ya afectaban a los ciudadanos de los países del este de la UE, las ha extendido al resto de estados miembros por espacio de un año, informa la emisora RTS.
A partir del 1 de mayo, y por espacio de un año, las restricciones se aplicarán a todos los trabajadores de la UE en virtud de la citada cláusula incluida en el acuerdo bilateral entre el bloque europeo y Suiza.
La condición para ello, según aclara la agencia ATS, es que el número de permisos de residencia entregados a trabajadores procedentes de la UE debe superar al menos en un 10 por ciento la media de los permisos emitidos durante los tres años anteriores.
La ministra de Justicia, Simonetta Sommaruga, ha reconocido que la medida tendrá un escaso efecto en la inmigración puesto que no es más que "un instrumento entre otros" para controlarla y "solo la suma de medidas permite resolver los problemas".
Por otra parte, ha defendido que la activación de la cláusula de salvaguarda no es un acto inamistoso hacia la UE, sino que es algo que figura en el acuerdo alcanzado. "Somos amigos y lo seguiremos siendo", ha defendido.
ACUERDO UE-SUIZA
La UE y Suiza firmaron un acuerdo de libre circulación de personas en 1999 que los helvéticos avalaron en referéndum al año siguiente y que entró en vigor el 1 de junio de 2002. Dicho acuerdo afectaba a los entonces quince estados miembros, así como a Chipre y Malta.
En septiembre de 2005, los suizos aceptan la extensión del acuerdo a los ciudadanos de los diez nuevos estados miembro de la UE, medida que entró en vigor en abril de 2006 y que contemplaba condiciones más estrictas para estos países hasta 2011.
En mayo de 2008 y en mayo de 2009 se dieron las condiciones para activar la cláusula de salvaguardia, pero el Gobierno suizo decidió no hacerlo.
El 1 de mayo de 2011 se pone fin a las restricciones que pesaban sobre los ciudadanos de República Checa, Eslovaquia, Polonia, Eslovenia, Hungría, Estonia, Letonia y Lituania, que a partir de ese momento podían establecerse y trabajar libremente en Suiza.
Sin embargo, el 18 de abril del año pasado el Consejo Federal optó por activar por primera vez la cláusula de salvaguardia, limitándola solo a estos ocho países. La medida ha sido confirmada este miércoles, con la salvedad de que se ha extendido al conjunto de los 27 estados miembro.