Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los suecos votan mañana para elegir a un nuevo Parlamento dividido "a la italiana"

El miembro del Partido Moderado (conservador) y ministro de Hacienda sueco, Anders BorgEFE

Ni el bloque de centro-derecha liderado por el primer ministro Fredrik Reinfeldt ni el de centro-izquierda que encabeza el Partido Socialdemócrata Sueco (SD) podrán formar gobierno tras las elecciones legislativas de este domingo, según las encuestas, con lo que el país parece avocado a una crisis política "a la italiana" y a una posible repetición de los comicios.

La última encuesta, publicada el viernes por 'Aftonbladet', da como ganador al SD, principal partido de la oposición, con un 31,1 por ciento de los votos, y estarían secundados por Los Verdes, que obtendría en toron al 8 por ciento.
Por otro lado, la Alianza por Suecia gobernante cuenta con el Partido Moderado de Reinfeldt (22,8 por ciento), el Partido del Centro (5,8 por ciento), el Partido Popular Liberal (5,5 por ciento) y el Partido Cristianodemócrata (5,4 por ciento), con lo que sumaría el 39,5 por ciento de intención de voto.
Con estas cifras, ninguno de los bloques tendría una mayoría parlamentaria suficiente para formar un gobierno estable y tendrían que hablar con otros partidos hasta ahora ajenos al poder como el xenófobo Demócratas Suecos (11,1 por ciento), el doble que en las últimas elecciones. Los líderes políticos tradicionales han insistido en que no pactarán con los populistas, pero la aritmética parlamentaria podría hacerles cambiar de opinión.
Otras opciones serían el Partido de la Izquierda (5,7 por ciento de intención de voto) y la Iniciativa Feminista, una formación hasta ahora extraparlamentaria, pero que se encuentra ya a sólo una décima de alcanzar el 4 por ciento fijado por la legislación electoral para conseguir representación.
La entrada de Iniciativa Feminista en el Parlamento revolucionaría el panorama político sueco y privaría a los Demócratas Suecos de su influencia. La Iniciativa Feminista, si obtiene diputadas, apoyaría al bloque de izquierda y ecologista, según ha señalado su líder, Gudrun Schyman, quien decía esta semana que su partido "secundaría un cambio de gobierno".