Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sudán prorroga seis meses el alto el fuego declarado en junio de 2016

El Gobierno de Sudán ha decidido este domingo prorrogar durante un periodo de seis meses el alto el fuego con los grupos rebeldes en las zonas en conflicto, según ha informado el diario local 'Sudan Tribune'.
El presidente del país, Omar Hasán al Bashir, declaró un alto el fuego de cuatro meses en junio de 2016, prorrogándolo dos meses en octubre y un mes más en diciembre.
En esta ocasión, el Gobierno sudanés ha celebrado una sesión extraordinaria, encabezada por Al Bashir, en la que ha decidido extender el alto el fuego en Nilo Azul y Kordofán del Sur.
En octubre, los grupos armados Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-Norte (SPLM-N), el Movimiento de Liberación de Sudán-Minni Minnawi (SLM-MM) y el Movimiento Justicia e Igualdad (JEM) extendieron en octubre durante seis meses el alto el fuego unilateral en Darfur, Nilo Azul y Kordofán del Sur, declarado en octubre de 2015.
La decisión del Gobierno sudanés ha llegado apenas unos días después de que Estados Unidos diera un primer paso para levantar parte de las sanciones comerciales impuestas a Sudán, como gesto a la reciente colaboración del país africano en materia de lucha contra el terrorismo.
Las sanciones, impuestas durante la Administración de Bill Clinton, en 1997, serán derogadas en un plazo de 180 días, según la Casa Blanca para alentar al Gobierno sudanés a incrementar en este tiempo su lucha antiterrorista y mejorar su comportamiento en materia de Derechos Humanos.
La Casa Blanca aclarón que la revisión no tendrá efecto en la categorización de Sudán como país patrocinador del terrorismo, una lista que elabora anualmente el Departamento de Estado.
El Gobierno estadounidense ha llegado a acusar de crímenes de guerra al presidente sudanés por el conflicto de Darfur.